Saunas Madrid

Servicio de saunas eróticas en Madrid

¿Quieres saber un poquito más de mí? Soy Alana, una escort del Este ejerciendo de Auxiliar de enfermería en Madrid. Tengo una edad ideal, con un cuerpo natural y trabajado. Me encanta cuidar a las personas y hacerles sentir bien, muy bien … en mi tiempo libre voy al gimnasio y hago natación sincronizada, de ahí mi bonita silueta. Aguanto mucho bajo el agua, tengo gran resistencia en mis piernas y como nos enseñan en mi país, siempre hay que dar lo mejor de uno mismo. Eso lo traslado a cualquier aspecto de mi vida. En los momentos de intimidad soy muy entregada, divertida y me encantan los preliminares. ¡Hago francés natural! Mi técnica es muy buena y es gracias a mi garganta profunda. ¿Te apetece probarla? ¡Nos encantará! Si quieres sentirte cuidado, acariciado, besado, abrazado, seducido y buscas la máxima complicidad e implicación, yo soy tu chica. ¡Pregunta por mí y lo pasaremos en grande juntos! Hasta pronto.

Una vez desnudos, compartir en una ducha muy erótica, sauna baño de hidromasaje y, finalmente, consumirnos de pasión en la intimidad de nuestro lecho de amor.. Conóceme en mi piso particular y disfruta como en las mejores saunas en Madrid.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Saunas Madrid

Chica de saunas relax

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Callgirls - Damas compañía - Putas a domicilio - Prostitutas de lujo - Sado erótico - Prostíbulos - Casas relax - Azafatas - Apartamentos por horas - Call girls - Clubs de alterne - Anuncios de sexo - Clubes de relax - Scorts de alto standing - BDSM - Señoritas de compañía - Escorts independientes - Agencias de escorts - Chicas de compañía - Putas de lujo - Modelos - Acompañantes de lujo - Chicas de alterne - Pisos de relax - Tantra - Contactos eróticos - Saunas eróticas - Burdeles - Salidas a hoteles y domicilios - Masajes eroticos - Locales de intercambio -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios Medea - Cotton Club - O´Dely - Aribau 64 - Kissme - Equus - New Aribau - L´hibou - Saratoga - New Tuset - Bacarra - Club Romaní - Comendadoras - Club Starlets - Batman - Hot Madrid - Baronet - Tuset Barcelona - President - Cuore Cabaret - La Estrella - Jobe y el amor - Sauna Cristal - Showgirls - Casanova59

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. Yadira golpeó el agua con el puño y se irguió malhumorada de la bañera dejando caer el agua tibia por su cuerpo, que brillaba bajo el danzante baile de las llamas de las velas. Se echó una bata de fina seda negra sobre el cuerpo que, si bien la cubría por completo, era lo bastante fina como para dejar entrever lo que había debajo; así ataviada salió de su aposento en dirección a los calabozos. Necesitaba saberlo, necesitaba oírselo decir. Sus pies descalzos resonaron en la lóbrega piedra de la escalinata, con un gesto ordenó al soldado que estaba de guardia que se marchara y los dejara a solas, éste le tendió la llave y se alejó de allí sin hacer preguntas. Yadira hizo girar la llave en la cerradura y la puerta se abrió con un desagradable chirrido. Davor estaba allí, con los brazos en alto firmemente sujetos por argollas que colgaban del techo, le había quitado la armadura y ahora tan solo llevaba los calzones de cuero negro y las botas, su torso estaba totalmente desnudo y dejaba ver varias heridas del arma de Yadira. La mujer tuvo que hacer un esfuerzo para no correr a liberarlo, se encaró con él haciendo gala de su gesto más indiferente, aunque él sabía que el fuego ardía en su interior.

2. Lentamente fuiste acercándote, mi corazón latía con fuerza y en un segundo estabas frente a mí. Me llamaste por mi nombre y yo a ti. Tomaste mis manos y besaste mi mejilla. Me volvía loca, quería lanzarme a tus brazos, más sin embargo espere. Mi deseo era demasiado, ¡eras tal como yo te había imaginado! Buscamos un lugar más solitario para poder charlar, fue una situación extraña, el estar frente a frente nos cohibía, tratamos de relajarnos, de platicar; pero alguien tenía que dar el primer paso, te pedí que te acercaras y te entregue mi boca.

3. Me entretuve un rato en tu entrepierna tocando tu coño por encima de tu tanga, pero tu con una de tus manos mientras yo acariciaba tu coño retiraste hacia un lado el tanga para que pudiera disfrutar de todas del amor que se desprendía de tu entrepierna, al sentir esa humedad y comprobar que querías que te tocase ahí y de esa forma empecé a bajarte los pantalones, que con tu ayuda resultó ser mas fácil y rápido, cuando dejaste al descubierto tal maravilla no pude contenerme y bajé mi cabeza hasta tu coño para poder saborear el amor que fluía del coño mas hermosa que había visto, empecé por besarlo pero pronto de besarlo y comencé a lamer los labios vaginales, hasta encontrar tu clítoris, la sensación fue tan agradable comprobar que cada vez que pasaba mi lengua Por él, tú te estremecías de placer, que mi estado era de éxtasis total, combinaba el lamer tu clítoris con leves mordisquitos en él, a la vez que introducía uno o dos dedos en la vagina. Cuando hacia esto podía escuchar tus gemidos de placer, gemidos que me seguían estremeciendo.

4. Te exigí que entraras en mi, formar un solo ser, llegar a la mas profunda unión de dos seres, mis labios inflamados estaban dispuestos a recibirte, sentí tu sexo duro, palpitante entrar poco a poco, llenar completamente mi espacio; tu cadera y la mía danzaron al mismo compás, mientras recorrías con tus manos cada pliegue de mi piel, el vaivén iba creciendo mas y mas a cada segundo, eras dueño del momento, cabalgabas lujurioso mi cuerpo y buscaste la manera de satisfacer mis anhelos inventando piruetas. Cerré mis ojos y concentre todo mi pensamiento en las sensaciones que estaban a punto de estallar, de repente nuestros cuerpos llegaron al espasmo, temblando involuntariamente, tu cuerpo lánguidamente cayo entre mis brazos, te estreche fuertemente tratando de fundir tu cuerpo al mío, disfrutando cada instante de ese dulce regalo, bese tu cara, tu sudor se mezclo al mío y por fin pude preguntar: ¿Cómo te llamas?