Saunas Madrid

Servicio de saunas eróticas en Madrid

Hola. Sé que te gusta el sexo y sé que te gusta disfrutarlo al máximo. Eso me alegra mucho porque así, cuando estemos juntos y desnudos, los dos podremos disfrutar al máximo de nuestro encuentro. Me llamo Carla y soy una sensual, alta y elegante escort española; una mujer dulce, cariñosa y, por encima de todo, muy apasionada a la que le gusta la naturalidad y la comunicación y que disfruta al máximo practicando todo tipo de prácticas eróticas. La naturalidad la podrás constatar con sólo acariciar mis bellos pechos naturales. La comunicación fluida y cariñosa será la base sobre la que construir un encuentro en el que todo fluya hasta que ascendamos a las cumbres más altas del placer. Mis besos, mis caricias y todos esos trucos que hacen de mí una auténtica escort de lujo servirán para llevarte hasta él. Te espero. Besos.

Una vez desnudos, compartir en una ducha muy erótica, sauna baño de hidromasaje y, finalmente, consumirnos de pasión en la intimidad de nuestro lecho de amor.. Conóceme en mi piso particular y disfruta como en las mejores saunas en Madrid.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Saunas Madrid

Chica de saunas relax

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Modelos - Putas de lujo - Saunas eróticas - Locales de intercambio - Sado erótico - Burdeles - Callgirls - Clubes de relax - Masajes eroticos - Contactos eróticos - Salidas a hoteles y domicilios - Chicas de compañía - Damas compañía - Apartamentos por horas - Tantra - Casas relax - Prostitutas de lujo - Chicas de alterne - Pisos de relax - Putas a domicilio - Escorts independientes - Clubs de alterne - Call girls - BDSM - Azafatas - Señoritas de compañía - Scorts de alto standing - Agencias de escorts - Anuncios de sexo - Prostíbulos - Acompañantes de lujo -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios La Estrella - Baronet - Aribau 64 - Club Starlets - Charlie Club - Bacarra - Club Riviera Castelldefels - Medea - Tuset Barcelona - Showgirls - President - Kissme - Dollar Club - Nice - Paraíso Privee - Pretty Woman - Casanova 59 - Jobe y el amor - Saratoga - Gran via 532 - Basinger - Club Free - Sauna Yuma - Nyoman - Azul

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. Observo junto a él. El sol despunta por el horizonte y la ciudad empieza a despertarse. Todo se tiñe de naranja y froto mis senos desnudos contra su espalda y su brazo. Sé que me desea como yo a él. Su mano, que queda a la altura de mi sexo, juguetea con mi vello púbico. Y mi cuerpo se enciende y el fuego arde de nuevo dentro de mí, como anoche, como siempre que pienso en él. Beso su hombro y luego él se gira hacía mí. Me estrecha entre sus brazos y mi cuerpo queda pegado al suyo, piel contra piel, sexo contra sexo y el deseo creciendo en medio. Sus labios se unen a los míos y un beso recorre nuestras bocas mientras la pasión crece a pasos agigantados. Sus dedos hurgan ahora más profundamente en mi sexo, buscan mi clítoris y empiezan a acariciarlo, mientras seguimos besándonos. Succiono su labio inferior y él pellizca mi pezón con una mano.

2. La noche avanzaba, y después de tomarnos varias cervezas, todos estabamos completamente deshinibidos en el boliche y el ambiente empezaba a ponerse muy bueno!, la música increíble y todos bailando y cantando fuerte. La verdad, la cosa se estaba poniendo muy bien...

3. Cuando dejo de convulsionarme, me coges en brazos, entramos en la habitación y me depositas en la cama. Te desnudas mientras te observo. Me encanta ver como te desvistes para mí, lo haces despacio, demorando el momento, haciendo que me impaciente, hasta que por fin tu sexo erecto, aparece ante mí y acerco mi boca a él para venerarlo, sentándome en el borde de la cama. Tú estás de pie frente a mí, acaricias mi mejilla y yo abro la boca, la cierro sobre tu miembro erecto y empiezo a chuparlo con mucha delicadeza. Me encanta deleitarme en su sabor, sentir como resbala por mi boca, entrando y saliendo de ella, sentir la suavidad de tu piel y el calor. Muevo la lengua serpenteando alrededor de tu miembro viril, acaricio su piel con los dientes. Tus manos se posan sobre mi cabeza, deshacen el moño que me hice antes de salir y dejas caer mi pelo largo y liso sobre mis hombros, enredas tus dedos en él y diriges los movimientos. Te observo, tus ojos están cerrados, sé que estas disfrutando, que te encanta sentir mi boca caliente y húmeda alrededor de tu sexo. Y a mí me encanta saborearlo. Cada vez gimes más fuerte, por lo que haces que me detenga, me acuestas sobre la cama. Te arrodillas frente a mí, separas mis piernas, coges las braguitas por la goma y tiras hacía abajo, quitándomelas con lentitud, mientras besas mis piernas sensualmente. Dejas las bragas a un lado y asciendes beso a beso por mi pierna derecha hasta la ingle, luego repites la operación con la izquierda, yo te miro expectante, y tras eso, acercas tu boca a mi sexo, sacas la lengua y lames. Mi cuerpo se tensa al sentir ese contacto y empiezas a chupar mi clítoris, a lamerlo, a idolatrarlo haciéndome retorcer de gusto y deseo. Tu lengua se enreda en mis labios vaginales, se introduce en mi oscuro agujero y un nuevo gemido escapa de mi garganta. Te deseo y sé que me deseas, necesito tenerte dentro de mí, dejar que la luna derrame su luz sobre nuestros cuerpos mientras se une en un baile de pasión. Por eso, no demoras más el momento. Te levantas, te pones sobre mí, me miras a los ojos profundamente, sonríes y siento como tu sexo entra en el mío despacio, con calma, hasta llenarme completamente. Y nos quedamos así, unidos unos segundos, quietos, mirándonos, sin decirnos nada. Sólo sintiendo el calor de nuestros cuerpos.

4. Cierro los ojos y siento que no hay nadie allá afuera, sólo estamos él y yo, y el fuego que arde dentro de nosotros. El mundo podría hundirse bajo mis pies y no me importaría porque él esta conmigo y yo estoy con él. Una de mis manos se desliza hasta su miembro erecto. Lo acaricio suavemente, pero enseguida debo abandonarlo, porque él se agacha. Besa mis senos, los chupetea y sigue hacía bajo por mi vientre hasta llegar a mi sexo. Abro las piernas y siento su dedos moviéndose diestramente, acariciando, y haciendo que la excitación suba y mi respiración se vuelva jadeante. Noto su lengua sobre mi clítoris moviéndose sinuosamente. Suspiro profundamente, mientras con mis manos empujo su cabeza hacía mi sexo. Su lengua baila de mi vagina a mi clítoris alternativamente y las piernas empiezan a flaquearme. Por eso, él se pone en pie y me lleva hasta la cama. Me siento en el borde y abro mis piernas, mientras él se arrodilla entre ellas. Hurga de nuevo entre mi pelo púbico, introduce un dedo en mi vagina y mi cuerpo se tensa. Luego acerca su boca a mi sexo y empieza a lamerlo. Gimo y me estremezco al sentir su boca y me acuesto sobre la cama, mientras él sigue lamiendo e introduciendo un par de dedos en mí de vez en cuando.