Saunas Madrid

Servicio de saunas eróticas en Madrid

La clase de una auténtica escort de lujo salta a la vista y Paty, esta joven española de pecho firme y exuberante y preciosos ojos azules lo es. Cariñosa y dulce, Paty es al mismo tiempo una mujer ardiente e implicada que se entrega completamente en cada uno de sus encuentros eróticos y que, desinhibida y sin tabúes, se convierte en la compañía ideal para gozar de un tiempo en el que el sexo y la lujuria se imponen a todo y en el que los más variados servicios eróticos están a tu alcance para que llegues a tocar con los dedos las cumbres más altas del placer. Si deseas conocer a Paty telefonea a su agencia y pregunta por ella. No te arrepentirás. En Paty encontrarás lo que siempre esperaste encontrar en una amante: complicidad y mucho, mucho vicio.

Una vez desnudos, compartir en una ducha muy erótica, sauna baño de hidromasaje y, finalmente, consumirnos de pasión en la intimidad de nuestro lecho de amor.. Conóceme en mi piso particular y disfruta como en las mejores saunas en Madrid.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Saunas Madrid

Chica de saunas relax

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Prostíbulos - Call girls - Chicas de alterne - Saunas eróticas - Sado erótico - Salidas a hoteles y domicilios - Chicas de compañía - Anuncios de sexo - Masajes eroticos - Pisos de relax - Locales de intercambio - Señoritas de compañía - Damas compañía - Scorts de alto standing - Putas a domicilio - Clubes de relax - Apartamentos por horas - Callgirls - Azafatas - Prostitutas de lujo - Modelos - Casas relax - Escorts independientes - Clubs de alterne - BDSM - Contactos eróticos - Acompañantes de lujo - Putas de lujo - Agencias de escorts - Burdeles - Tantra -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios Club Eros - Casanova 59 - Pub Aribau 240 - Eden - Aribau 64 - Agencia Sexy Nights - Baronet - Sauna Yuma - Habana - O´Dely - L´hibou - New Aribau - Cotton Club - La Estrella - Enigma - Paraíso Privee - Hot Madrid - Nyoman - Club Barbie - President - Pretty Woman - Club Free - Saratoga - Equus - Cuore Cabaret

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. Caí rendida ante ti, reuniéndose dulcemente nuestros cuerpos. El momento era perfecto, las flores, ese cielo repleto de estrellas, la luna inundándonos de fosforescencias, el aire cálido y suave rodeándonos, tu cuerpo y el mío, aun entretejidos. Cerré los ojos y sin darme cuenta, me perdí en la oscuridad. ¡Desperté sobresaltada en la madrugada y tú no estabas a mi lado! Tristemente me di cuenta que solo había sido un sueño, no obstante tu estabas por llegar, así que apresuradamente me vestí, con la esperanza de que mi sueño se hiciera realidad, y quizá... ¡Yo ayudaría a que eso pasara!

2. Entre en la habitación, te encontrabas de espaldas, secando las pequeñas gotas de agua en ti, disfrute observando tu cuerpo varonil, tu enorme espalda, tus nalgas duras y apretadas, sentiste mi mirada y giraste suavemente para dedicarme una sonrisa, tenias algo de prisa te esperaba un día de arduo trabajo en la oficina, pero yo no estaba dispuesta a que te fueras tan pronto, insinué que tenia una sorpresa que no podía esperar, te quedaste pensando que posición tomar, me acerque a ti y te brinde mi boca, me diste un beso rápido y me dijiste "en la noche", pero yo busque tu sexo mientras introducía mi lengua en tu boca, sentí tu indecisión, mis manos son expertas en tu cuerpo, inmediatamente sentí la respuesta a mis caricias, baje hasta él y lo recorrí dejándolo completamente húmedo y lleno, mientras mis manos recorrían tus nalgas con la yema de los dedos, mis dedos buscaron tu raja sorprendido las apretaste, pero yo inmediatamente absorbí tu verga con mi boca y poco a poco la tensión fue disminuyendo.

3. Entro en la habitación, ésa que decoraste especialmente para nuestros apasionados encuentros, con telas de color rojo, tanto en las cortinas como en la ropa de cama e incluso vistiendo las paredes de telas de raso rojas. Tú me sigues, abro el balcón y salgo para observar la luna, apoyada sobre la baranda elevo mis ojos al cielo. Te acercas a mí, me abrazas por detrás, pegas tu cuerpo al mío y noto tu sexo erecto sobre mi culo. Siento tu boca sobre mi nuca, la besas suavemente y mi cuerpo se estremece. Ninguno de los dos dice nada, los sentidos, los gestos, hablan por nosotros. La luna nos observa desde su azul firmamento. Tus manos se posan sobre mis caderas, las acaricias con suavidad, mientras sigues besando mi cuello, en un dulce camino hasta mi hombro derecho, que muerdes suavemente, mientras tus manos acarician mi vientre y suben la falda del vestido, para acariciar mis muslos apaciblemente.

4. Cada vez le deseo más y sé que él a mi también. Mi sexo está cada vez más húmedo y el suyo cada vez más hinchado, por eso le miro a los ojos y le suplico con la mirada que me haga suya. No sé hace esperar, dirige su pene hacía mi vagina y desciendo sobre él. Le abrazo, pego mi cuerpo al suyo y empiezo a moverme. Poco a poco nuestros movimientos se van acompasando. Sus manos acarician mis nalgas mientras subo y bajo sintiendo como su sexo me llena. Suspiro, gimo de placer. Mi boca busca la suya y nos besamos profundamente. Dejo que el placer recorra todos los rincones de mi cuerpo, mientras el fuego de la pasión arde entre nosotros. Desearía estar siempre así, sentirle siempre dentro de mí, pero no puedo. Debo acelerar mis movimientos, dejar que el placer nos venza o en unos minutos alguna de las dependientas vendrá a sacarnos de aquí. Cabalgo cada vez más rápidamente y también él empuja hacía mí. Siento como su verga se hincha dentro de mí, sé que de un momento a otro se va a correr. Acelero más mi movimientos y siento el placer explotando entre mis piernas. Sigo empujando, haciendo que mi vagina estruje su sexo y en pocos segundos también él se corre.