Saunas Barcelona

Servicio de saunas eróticas en Barcelona

Hola. ¿Cuántas veces has oído decir que las mujeres venezolanas figuran entre las más bellas mujeres de la Tierra? Ahora tienes la ocasión de comprobar que, al menos en mi caso, eso es verdad. Me llamo Nova y soy el sueño hecho realidad de muchos hombres. Guapa, morena, alta y con un cuerpo que parece esculpido por un ángel, soy una apasionada del placer. Darlo y recibirlo es, creo, lo mejor a lo que pueden dedicarse las personas. ¿Quieres acompañarme en su busca? Te trataré como siempre soñaste ser tratado por una mujer: con dulzura y con ese puntito de lujuria que, en la intimidad, se vuelve pura pasión. Cuando tus manos me acaricien te parecerá estar soñando. Cuando las mías te acaricien y mis labios te recorran, tu sueño se volverá puro frenesí. ¿Puedo soñar con que vienes a verme?

Bañera de hidromasaje, relax y una sauna erótica para nosotros dos solos ... Puedes visitarme y disfrutar de exquisitos servicios como en las mejores saunas en Barcelona.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Saunas Barcelona

Chica de saunas relax

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Apartamentos por horas - BDSM - Salidas a hoteles y domicilios - Prostíbulos - Modelos - Acompañantes de lujo - Clubes de relax - Putas a domicilio - Putas de lujo - Escorts independientes - Agencias de escorts - Scorts de alto standing - Chicas de alterne - Sado erótico - Burdeles - Chicas de compañía - Saunas eróticas - Callgirls - Casas relax - Masajes eroticos - Prostitutas de lujo - Azafatas - Contactos eróticos - Call girls - Damas compañía - Tantra - Pisos de relax - Locales de intercambio - Clubs de alterne - Señoritas de compañía - Anuncios de sexo -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios La Estrella - Cotton Club - President - Club Starlets - Club Barbie - Casanova 59 - Dollar Club - Paraíso Privee - Casanova59 - Bacarra - Nice - Showgirls - Hot Madrid - Aribau 64 - Kissme - O´Dely - Habana - Club Lexis - Viladomat 208 - Enigma - Charlie Club - Jobe y el amor - La vie en Rose - Club Riviera Castelldefels - Bailen 22

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. Asientes con la cabeza, me besas y lentamente te colocas con las piernas abiertas en mi regazo, mi sexo esta en la posición correcta, poco a poco te penetra, se desliza suavemente. Un suspiro escapa de tu boca al comprobar que toda mi extensión se ha perdido en tus carnes. La danza erótica comienza, lentamente, como el barco zarpando de un tranquilo puerto, a medida que te beso y estrujo entre mis manos tus pechos, los jadeos se hacen más intensos. El ritmo va en ascenso, en algún momento de la escalada me miras con atención a los ojos, sé lo que significa. Te abrazo entonces, arremeto con mayor fuerza, tu placer se sonoriza, deseas más. Dadivoso te complazco. Las sensaciones se intensifican, el mundo se aleja de la realidad, somos ahora uno solo, envueltos en un halo de placer increíble. Me excita mirarte así, nos recorremos mutuamente, las manos de ambos se pierden entre los cuerpos, el deseo de fundirme en ti viene ahora. Nos liberamos juntos en un gran orgasmo, el tiempo se detiene, en el Universo solo existimos tú y yo. Retenemos la respiración y caemos rendidos ante la gloria. Nos besamos tiernamente, en un abrazo relajamos los cuerpos, ha sido maravilloso. Te pido que subas a la cama…

2. Cada vez le deseo más y sé que él a mi también. Mi sexo está cada vez más húmedo y el suyo cada vez más hinchado, por eso le miro a los ojos y le suplico con la mirada que me haga suya. No sé hace esperar, dirige su pene hacía mi vagina y desciendo sobre él. Le abrazo, pego mi cuerpo al suyo y empiezo a moverme. Poco a poco nuestros movimientos se van acompasando. Sus manos acarician mis nalgas mientras subo y bajo sintiendo como su sexo me llena. Suspiro, gimo de placer. Mi boca busca la suya y nos besamos profundamente. Dejo que el placer recorra todos los rincones de mi cuerpo, mientras el fuego de la pasión arde entre nosotros. Desearía estar siempre así, sentirle siempre dentro de mí, pero no puedo. Debo acelerar mis movimientos, dejar que el placer nos venza o en unos minutos alguna de las dependientas vendrá a sacarnos de aquí. Cabalgo cada vez más rápidamente y también él empuja hacía mí. Siento como su verga se hincha dentro de mí, sé que de un momento a otro se va a correr. Acelero más mi movimientos y siento el placer explotando entre mis piernas. Sigo empujando, haciendo que mi vagina estruje su sexo y en pocos segundos también él se corre.

3. Así que Mónica no llevaba ropa interior. No era algo inusual en ella, incluso antes de iniciar su relación con Marcos ya lo había probado en diversas ocasiones. Le gustaba sentirse liberada de esas pequeñas prendas, aunque también sabía usarlas con enorme conocimiento cuando la ocasión lo requería. Al levantarse aquella mañana de la cama, junto a su novio, Mónica se duchó y se dispuso a escoger la ropa que se pondría aquel día. Empezando con el morbo habitual entre ellos dos, le preguntó a Marcos, en un tono socarrón, que deseaba que se pusiera para vestirse. Él, acostumbrado ya a estas preguntas, le respondió desde el baño que no era necesario que se pusiera nada. Se refería a la ropa interior, por supuesto. Mónica, ni corta ni perezosa, le hizo caso, y se vistió tal como se encontraba en esos momentos en unos grandes almacenes.

4. Mientras tanto sus manos recorren con vehemencia los contornos de mi cuerpo, su boca se posa en mi cuello y traza un trayecto lineal pasando por mi pecho hasta mi ombligo y aun mas abajo hacia ese lugar en el que hasta el momento nadie se había acercado. Su lengua roza el contorno superior de mi pubis y creo desfallecer ( recuerden que me había hecho una depilación brasileña ) de lo sensible que estaba en ese punto de mi femenino ser. Su nariz absorbe mi olor y me parece el gesto mas erótico que ojos algunos hayan visto. No sentí ni vergüenza ni nada, solo un inefable placer que me hacia gemir sin intermisión. Sus labios se apoderaron de mi ser y ya no pude pensar mas. Su lengua recorría mis pliegues, saboreaba mis fluidos y mis manos mientras estaban sobre su cabeza acariciándolo y a la vez urgiéndolo a que no parase ese el placentero tratamiento que me infligía. Hasta que por fin supe lo que era un orgasmo, lo que significaba que tu ser se fraccionara en miles de pequeñas porciones y luego se volvieran unir, encajando una en las otras como si fuese un rompecabezas. Sentía como mi cuerpo se contorsionaba causa de los temblores y lo abrace. El se recostó junto a mi y me beso. Su sabor y el mío se entremezclaban resultando, pecaminoso, embriagante como un néctar alucinógeno.