Sado Madrid

Ama para sado erótico y fetichismo

Hola, amor. Me llamo Sara y soy una complaciente y muy sensual escort latina, una mujer a la que le apasiona el sexo y disfrutarlo como debe disfrutarse: sin tabúes, sin manías, sin ponerse barreras. Sólo planteándoselo así, dándose al máximo y entregándose con los cinco sentidos, el sexo puede ser llamado sexo. Mi cuerpo, además, está hecho para disfrutar y disfrutarlo al máximo. Es sensual, es provocativo, es exuberante. Es, en definitiva, una tentación para todo hombre que quiera gozar de la compañía de una simpática y lujuriosa mujer de mirada embrujadora y cuerpo de escándalo. ¿Quieres ser ese hombre? Pues llámame cuanto antes. Mis labios están sedientos de besos y el templo de mi cuerpo anhela tu visita. Todas sus puertas están abiertas para ti. No te demores.

Sado erótico, BDSM, ama, esclavo, fetichismo ... Nos entretendremos con los múltiples juguetes originales para, cada vez en un nivel más elevado, disfrutar juntos: tú de mí y yo de ti. Inicíate conmigo en sado en Madrid.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Sado Madrid

Dominación y sumisión

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Chicas de alterne - Burdeles - Anuncios de sexo - Damas compañía - Tantra - Acompañantes de lujo - Putas de lujo - Salidas a hoteles y domicilios - Putas a domicilio - Sado erótico - BDSM - Masajes eroticos - Azafatas - Escorts independientes - Agencias de escorts - Casas relax - Contactos eróticos - Apartamentos por horas - Call girls - Saunas eróticas - Locales de intercambio - Callgirls - Prostitutas de lujo - Prostíbulos - Scorts de alto standing - Clubs de alterne - Pisos de relax - Clubes de relax - Señoritas de compañía - Chicas de compañía - Modelos -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios Platinum - Pretty Woman - Club Free - Sauna Yuma - New Aribau - Dollar Club - Gran via 532 - Bacarra - Casanova 59 - Club Riviera Castelldefels - Aribau 64 - L´hibou - Comendadoras - Eden - Club Starlets - La vie en Rose - Club Lexis - Habana - Jobe y el amor - Club Romaní - Cotton Club - Club Barbie - Basinger - Bailen 22 - Enigma

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. Ahora sí, como en su sueño, se acercó a Raúl, dentro de la floristería, donde se encontraba colocando sacos de fertilizante y abono que ella había estado utilizando en la calle, y justo cuando se disponía, con el corazón en un hilo, a revelar sus sentimientos al joven, una joven alta y delgada de pelo negro y ojos verdes, guapísima, entró en la tienda. Raúl, al verla, se alegró, algo que extrañó mucho a Ángela, y se fue hacia ella. A través de una cristalera, Ángela vio como la recién llegada y Raúl se besaban apasionadamente, ante la sorprendida mirada de Rosa, que se dirigió después con seriedad a Ángela, dándola a entender que volviera al trabajo. Ángela pasó hacia dentro, llorando desconsolada, con el corazón destrozado y con la incertidumbre de saber si volvería a ver o no a aquel chico, el suficiente tiempo como para confesarle unos sentimientos de los que, desgraciadamente, ya no estaba segura. En unas horas, toda su decisión y felicidad se habían transformado de nuevo en desilusión, dolor y tristeza.

2. Después de la tormenta siguió la calma y nos encontramos sumergidos en un sopor delicioso, disfrutamos de esa tranquilidad al máximo, observando cada línea de nuestro rostro, cada cabello, cada espacio entre los dos. Al cabo de un tiempo te acercaste a mi y susurraste en mi oído - "Quiero besarte", suavemente te inclinaste y juntaste tus labios a los míos, ansiosamente los abrí y sentí tu lengua caliente jugar con la mía para después separarte lentamente y recorrer mansamente mi cuello y mis brazos con tus besos, regresaste nuevamente hasta mi pecho y creaste nuevas sendas entre ellos, bajando poco a poco hasta mi vientre mientras tus manos apretaban mis caderas, la sensación de placer iba en aumento, hasta que por fin llegaste a mi vulva, frotaste tu rostro en el vértice de mi entrepierna e inhalaste profundamente mis olores hasta embriagarte, tu lengua anido en mi pubis y jugaste dulcemente con el, suavemente lo succionabas y lo mordías, mi cuerpo se contraía, se estiraba, hasta llegar al punto de apresar tu rostro entre mis piernas y mis líquidos salieron desbocados hacia ti.

3. Tu me acaricias y yo también toco tu espalda siento tu respiración intensa mientras me sigues besando, estos besos empiezan a ser diferentes, más intensos, empiezan a juntarse nuestras bocas como siempre hemos estado deseando, nuestras lenguas empiezan su guerra particular por ser la ganadora en esta batalla de pasión. Mientras tanto nuestros abrazos también empiezan a ser mas apasionados y las manos empiezan a deslizarse a partes del cuerpo más apetecibles de tocar por las ganas de producir todo el placer posible e imposible de dar. Yo empiezo a buscar tus caderas marcadas por un pantalón negro de pana fina y que no deja ver el tanga que tienes puesto, pero no importaba con mis manos descubriré tus formas haciendo que el grado de excitación aumente hasta unos limites exageradamente altos, tu mientras tanto me abrazas apretándome con fuerza haciendo sentir tus preciosas manos en mi espalda. Ya no nos besamos en la boca, ahora empiezas a besarme en las mejillas y vas acercándote al lóbulo dándome besos tiernos, dejando sentir tu respiración en mi cuello para provocar mayor excitación, tu cuerpo y el mío están cada vez más juntos siento como tus pechos se aprietan contra mí cada vez con mas fuerza, en estos momentos no me hace falta tocarte con mis manos para sentir tus pechos, con todo estos juegos haces que hasta mis piernas tiemblen, por el momento que estamos pasando.

4. Luego bajé sus piernas de mis hombros y rápidamente la abracé, pasando mi brazo izquierdo por encima de su hombro y nos volvimos a besar, no recuerdo haberme besado con una chica de la manera salvaje y sensual como lo hicimos esa noche con mi hermana agustina, recuerdo que nos comiamos vivos, ella dejaba escapar algo de su saliva y yo me la tragaba con un placer inconmensurable y viceversa, ella me pedia que dejara caer mi saliva por encima de sus labios para que ella la saborera primero con su lengua y despues nos besaramos salvajemente pasandonos nuestras salivas, no se, en otro momento y con otra persona me pudo haber parecido algo grotesco, pero con mi hermana estaba dispuesto a hacer TODO, e inclusive esto me exitaba mucho al hacerlo con ella.