Sado Madrid

Ama para sado erótico y fetichismo

Hola, amor. Me llamo Isabella Santiago y he venido desde Venezuela para enseñarte todo lo que debe saberse sobre el placer y sobre cómo disfrutarlo con una mujer ardiente y desinhibida, una auténtica adicta al sexo que se entrega completamente en cada relación y que sabe convertir cada beso y cada caricia en una obra de arte. Si quieres derretirte de placer, ven a conocerme. Mi catálogo de servicios es tan largo como el listado de placeres de los que vas a gozar conmigo. Cuando hayas alcanzado el éxtasis y marches de mi lado, lo harás con una obsesión: la de volver a estar entre mis sábanas. Y es que ése, y no otro, es el paraíso.

Sado erótico, BDSM, ama, esclavo, fetichismo ... Nos entretendremos con los múltiples juguetes originales para, cada vez en un nivel más elevado, disfrutar juntos: tú de mí y yo de ti. Inicíate conmigo en sado en Madrid.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Sado Madrid

Dominación y sumisión

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Callgirls - Señoritas de compañía - Masajes eroticos - Putas a domicilio - Escorts independientes - BDSM - Contactos eróticos - Locales de intercambio - Pisos de relax - Prostitutas de lujo - Burdeles - Call girls - Anuncios de sexo - Clubes de relax - Casas relax - Acompañantes de lujo - Apartamentos por horas - Scorts de alto standing - Saunas eróticas - Putas de lujo - Tantra - Salidas a hoteles y domicilios - Prostíbulos - Damas compañía - Azafatas - Chicas de alterne - Clubs de alterne - Sado erótico - Modelos - Agencias de escorts - Chicas de compañía -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios Sauna Yuma - New Aribau - Azul - Habana - Pretty Woman - Bacarra - Kissme - Platinum - Medea - Club Starlets - Sauna Cristal - Gran via 532 - Hot Madrid - Club Riviera Castelldefels - Alexia - Agencia Sexy Nights - Nice - La Estrella - Cuore Cabaret - President - Viladomat 208 - Casanova 59 - Club Free - Casanova59 - Nyoman

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. Te exigí que entraras en mi, formar un solo ser, llegar a la mas profunda unión de dos seres, mis labios inflamados estaban dispuestos a recibirte, sentí tu sexo duro, palpitante entrar poco a poco, llenar completamente mi espacio; tu cadera y la mía danzaron al mismo compás, mientras recorrías con tus manos cada pliegue de mi piel, el vaivén iba creciendo mas y mas a cada segundo, eras dueño del momento, cabalgabas lujurioso mi cuerpo y buscaste la manera de satisfacer mis anhelos inventando piruetas. Cerré mis ojos y concentre todo mi pensamiento en las sensaciones que estaban a punto de estallar, de repente nuestros cuerpos llegaron al espasmo, temblando involuntariamente, tu cuerpo lánguidamente cayo entre mis brazos, te estreche fuertemente tratando de fundir tu cuerpo al mío, disfrutando cada instante de ese dulce regalo, bese tu cara, tu sudor se mezclo al mío y por fin pude preguntar: ¿Cómo te llamas?

2. Desabrochas el pantalón, bajas la cremallera. Tu mano se introduce entre mis interiores. Hallas lo buscas, un miembro erecto, ansioso; lo descubres a tus ojos retirando su último envoltorio. Quedo desnudo ante ti. Me conduces a la silla, donde me sientas y haces que espere. Retrocedes un poco, lanzas un beso al aire, me guiñas y con una sonrisa comienzas a desnudarte, lentamente te quitas los zapatos, calcetines, pantalón y blusa. Compruebas rápidamente la reacción entre mis piernas, apruebas retirando la última prenda que te cubre. Las bragas caen lentamente por tus hermosas piernas. Te aproximas, mis manos se adelantan a tu encuentro, mis palmas acarician tu abdomen, luego tu cintura, te tomo por la cadera y acerco tu sexo húmedo a mi rostro. Reconozco los olores de aquel delicioso néctar.

3. Caí rendida ante ti, reuniéndose dulcemente nuestros cuerpos. El momento era perfecto, las flores, ese cielo repleto de estrellas, la luna inundándonos de fosforescencias, el aire cálido y suave rodeándonos, tu cuerpo y el mío, aun entretejidos. Cerré los ojos y sin darme cuenta, me perdí en la oscuridad. ¡Desperté sobresaltada en la madrugada y tú no estabas a mi lado! Tristemente me di cuenta que solo había sido un sueño, no obstante tu estabas por llegar, así que apresuradamente me vestí, con la esperanza de que mi sueño se hiciera realidad, y quizá... ¡Yo ayudaría a que eso pasara!

4. Me sigue sorprendido, preguntándose que estaré tramando. Entramos en la tienda y al pasar junto a un colgador de ropa cojo una prenda y sin vacilar me encamino hacía el vestuario seguida de él. Le miro, me sonríe, sé que sabe lo que estoy planeando. Nos metemos en el vestidor, dejó la prenda que he cogido colgada y él se sienta en el único taburete que hay en el pequeño cubículo. Me siento sobre él y empezamos a besarnos. De nuevo muevo mi sexo sobre el suyo, que en pocos minutos vuelve a estar erecto, noto como crece entre su cuerpo y el mío. Sus manos recorren mi espalda y me subo la falda hasta la pelvis para estar más cómoda. Siento como sus manos aprietan mi culo. Y entonces el deseo crece más en mí. Hacerlo en un lugar público me pone a mil y sé que a él también. Deslizo mis manos hacía su entrepierna y le bajo la cremallera del pantalón. Busco bajo el slip su aparato, mientras sus dedos se han adentrado ya entre mis braguitas y buscan mi sexo. Me estremezco al sentir como acaricia mis labios vaginales y como resigue el camino hacía mi clítoris. Entretanto he logrado sacar su pene del refugio y lo masajeo suavemente arriba y abajo sin dejar de besar su boca.