Sado Barcelona

Ama para sado erótico y fetichismo

Hola, mi nombre es Pamela, soy una bella joven canaria, divertida y vital. Me encanta disfrutar del placer que supone mantener intensos encuentros íntimos con caballeros, elegantes y educados, que sepan apreciar la compañía de una chica como yo. Soy una amante que disfruta del sexo, con total implicación, para conseguir proporcionarte un éxtasis total.

Soy una mujer totalmente liberal, una ama imperdible. En un encuentro conmigo podrás difrutar de servicios como: Sado erótico, fetichismo, dominación, sumisión y BDSM. Inicíate conmigo en sado en Barcelona.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Sado Barcelona

Dominación y sumisión

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Acompañantes de lujo - Salidas a hoteles y domicilios - Pisos de relax - Azafatas - Prostíbulos - Callgirls - Prostitutas de lujo - Apartamentos por horas - Call girls - Casas relax - Locales de intercambio - Saunas eróticas - Contactos eróticos - Damas compañía - Scorts de alto standing - Putas a domicilio - Anuncios de sexo - Agencias de escorts - Chicas de compañía - Sado erótico - Escorts independientes - BDSM - Putas de lujo - Chicas de alterne - Tantra - Clubs de alterne - Modelos - Masajes eroticos - Señoritas de compañía - Burdeles - Clubes de relax -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios Club Free - Habana - Thermas - Showgirls - Equus - Dollar Club - Pub Aribau 240 - Comendadoras - Agencia Sexy Nights - Club Romaní - L´hibou - Alexia - Club Lexis - Kissme - Cuore Cabaret - Viladomat 208 - Enigma - Sauna Yuma - Paraíso Privee - Batman - Platinum - Club Starlets - La Estrella - Eden - Hot Madrid

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. Entramos por fin en la habitación, me sentía avergonzada y a la vez deseosa, un cosquilleo recorría todo mi cuerpo y lo hacia palpitar, cualquier movimiento seria el detonador. Te acercaste a mí poco a poco, buscando aprobación, tomaste mi cara entre tus manos y besaste mi rostro dulcemente llegando a mis labios y rozándolos con los tuyos, mi boca se entre abrió y tu lengua caliente entro sin vacilar fusionándonos en un cálido beso, suave y ardiente a la vez. Me apretaste a ti, a tu sexo duro, tus besos cada vez mas ardientes recorrían mis oídos, mi cuello, mi boca, y fuiste acariciando mi cuerpo suavemente, al principio eran caricias tímidas, después la ansiedad fue en aumento y recorriste mi cuerpo completamente hasta llegar a mis nalgas que estrujaste con desesperación apretándome aun más a ti. Me fuiste acercando a la cama hasta caer encima de ella entrelazando nuestros cuerpos, tu pierna entre las mías frotando mi pubis con tu muslo y tus manos recorrían mi cuerpo hurgando en lugares inhóspitos, desabotonaste mi blusa y sentí tu boca recorrer mi cuello y deslizarte hasta mi pecho, recorriendo cada uno de ellos con tus besos, ansiosamente los tomaste con tus manos hasta hacerme daño, para luego ponerme encima de ti. Quedamos boca a boca, te bese suavemente la cara y mi lengua busco la tuya, mordisque tus labios y bese tu cuello, mis manos bajaron hasta tu pantalón, lo abrí y salió de repente, altivo y orgulloso saludándome, te sentiste indefenso y terriblemente excitado, lo tome suavemente entre mis manos y baje despacio tu prepucio hasta descubrirlo todo, acerque mi boca y lo engullí completamente en un húmedo abrazo, la sorpresa enloqueció todo tu cuerpo y sentí el temblor debajo de mí, lo succione con ansias mientras con mi mano tomaba tus testículos y los acariciaba tiernamente, mi lengua recorría cada centímetro de tu exorbitante sexo. Subía y bajaba al ritmo que me pedías hasta que por fin llego el elixir que ansiosamente comí.

2. Observo junto a él. El sol despunta por el horizonte y la ciudad empieza a despertarse. Todo se tiñe de naranja y froto mis senos desnudos contra su espalda y su brazo. Sé que me desea como yo a él. Su mano, que queda a la altura de mi sexo, juguetea con mi vello púbico. Y mi cuerpo se enciende y el fuego arde de nuevo dentro de mí, como anoche, como siempre que pienso en él. Beso su hombro y luego él se gira hacía mí. Me estrecha entre sus brazos y mi cuerpo queda pegado al suyo, piel contra piel, sexo contra sexo y el deseo creciendo en medio. Sus labios se unen a los míos y un beso recorre nuestras bocas mientras la pasión crece a pasos agigantados. Sus dedos hurgan ahora más profundamente en mi sexo, buscan mi clítoris y empiezan a acariciarlo, mientras seguimos besándonos. Succiono su labio inferior y él pellizca mi pezón con una mano.

3. Yadira golpeó el agua con el puño y se irguió malhumorada de la bañera dejando caer el agua tibia por su cuerpo, que brillaba bajo el danzante baile de las llamas de las velas. Se echó una bata de fina seda negra sobre el cuerpo que, si bien la cubría por completo, era lo bastante fina como para dejar entrever lo que había debajo; así ataviada salió de su aposento en dirección a los calabozos. Necesitaba saberlo, necesitaba oírselo decir. Sus pies descalzos resonaron en la lóbrega piedra de la escalinata, con un gesto ordenó al soldado que estaba de guardia que se marchara y los dejara a solas, éste le tendió la llave y se alejó de allí sin hacer preguntas. Yadira hizo girar la llave en la cerradura y la puerta se abrió con un desagradable chirrido. Davor estaba allí, con los brazos en alto firmemente sujetos por argollas que colgaban del techo, le había quitado la armadura y ahora tan solo llevaba los calzones de cuero negro y las botas, su torso estaba totalmente desnudo y dejaba ver varias heridas del arma de Yadira. La mujer tuvo que hacer un esfuerzo para no correr a liberarlo, se encaró con él haciendo gala de su gesto más indiferente, aunque él sabía que el fuego ardía en su interior.

4. Al salir me tomaste de la mano y me llevaste a un rincón. Repagaste tu cuerpo al mío, la gente pasaba y observaba, pero no importaba, tomaste mi mano y la guiaste hasta tu bulto hinchado, introduje disimuladamente mi mano y le toque. ¡Que delicia!, sentí el calor y la humedad mientras tu lengua y la mía danzaban desesperadas. Tus brazos me rodeaban aprisionando mi cuerpo. Tratamos de contenernos y seguimos caminando buscando un lugar donde estar a nuestras anchas. Era difícil controlarnos, cada rincón oscuro era un pretexto para abrazarnos. Por fin encontramos un pequeño lugar, no lo que hubiéramos querido, pero al fin y al cabo estaríamos solos. Al entrar y cerrar la puerta, me atrapaste entre la pared. Metiste tu enorme lengua en mi boca mientras tus manos recorrían mi cuerpo. Mi corazón latía con fuerza, no me daba cuenta de lo que hacía, solo eran sensaciones que nunca olvidare.