Relax Barcelona

Anuncios de relax en Barcelona

Hola, mi nombre es Daniela y soy una mujer con curvas, muy apasionada y fogosa en la cama. Me gustan los caballeros que tengan ganas de guerra, de batallar entre las sábanas de una cama. Ofrezco mis servicios a señores elegantes y solventes, que quieran pasar un buen rato a mi lado y disfruten del sexo, tanto como yo.

Como verás, a traves de mi dedicación al arte de la seducción y mi entrega completa en cada encuentro, te puedo asegurar que el tiempo que compartiremos será un encuentro de relax y sexo inolvidable. No dudes más, visítame y disfruta del más delicioso relax en Barcelona.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Relax Barcelona

Clasificados relax

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Damas compañía - Clubs de alterne - Chicas de compañía - Putas de lujo - Señoritas de compañía - Anuncios de sexo - Call girls - Prostíbulos - Pisos de relax - Escorts independientes - Casas relax - Azafatas - Salidas a hoteles y domicilios - Modelos - Acompañantes de lujo - Prostitutas de lujo - BDSM - Saunas eróticas - Burdeles - Chicas de alterne - Apartamentos por horas - Tantra - Agencias de escorts - Putas a domicilio - Scorts de alto standing - Locales de intercambio - Sado erótico - Clubes de relax - Callgirls - Masajes eroticos - Contactos eróticos -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios Basinger - L´hibou - New Aribau - Bacarra - Club Starlets - Eden - La Estrella - Club Romaní - Bailen 22 - Showgirls - Medea - Club Free - Nyoman - Charlie Club - La vie en Rose - Cotton Club - Batman - President - Aribau 64 - Casanova59 - Alexia - Platinum - New Tuset - Cuore Cabaret - Jobe y el amor

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. Yadira se puso en pie y le besó con pasión dejándole a mitad del beso, sediento de ella. Se apartó un poco para que él pudiera verla y deslizó la tela por sus hombros dejándola caer al suelo con un suave susurro y se quedó allí, quieta, desnuda frente a él, dejándole recorrerla con sus ojos, comérsela con la mirada. El pene de él se hinchó un poco más con la exquisita belleza de su desnudez; los pezones de ella se endurecieron volviéndose de un tono rosa oscuro y contrastando con la blanca piel de sus pechos y su entrepierna. Hacía frío en los calabozos, y la piel se le puso de gallina, pero aún así le dejó mirarla hasta que su propia calentura no le dejó más remedio que pasar a la acción. Soltó las cadenas liberando sus brazos, no así sus manos que seguían unidas entre sí por unos 40 centímetros de cadena. Él quiso tomar el control, pero ella se lo impidió, le tomó de los cabellos y le obligó a bajar el rostro hasta sus pechos.

2. Lentamente fuiste acercándote, mi corazón latía con fuerza y en un segundo estabas frente a mí. Me llamaste por mi nombre y yo a ti. Tomaste mis manos y besaste mi mejilla. Me volvía loca, quería lanzarme a tus brazos, más sin embargo espere. Mi deseo era demasiado, ¡eras tal como yo te había imaginado! Buscamos un lugar más solitario para poder charlar, fue una situación extraña, el estar frente a frente nos cohibía, tratamos de relajarnos, de platicar; pero alguien tenía que dar el primer paso, te pedí que te acercaras y te entregue mi boca.

3. Mientras tanto mis manos descubren tu piel, cae la primera prenda. Tus hombros quedan descubiertos, una pequeña blusa cubre el resto. Sabes como me gusta tocarte por encima de la ropa, más aún cuando revelan tu figura. Esos hermosos pechos tuyos se yerguen hacía mi, los toco con la yema de los dedos definiendo su volumen. Te coloco de espalda a mi, beso con ansia tus hombros y la superficie de tu piel descubierta bajo tu cabello. Te abrazo bajo la ropa, te estremeces entonces. Me besas, extendiendo la abertura de tu boca, te entregas a mí en ese beso apasionado. Me descubres el torso al tiempo que tus manos recorren mi pecho, bajas por mi espalda hasta ubicar tu manos sobre mis caderas, las oprimes contra tu sexo, deseas sentir el mío excitado entre tus piernas. Sabes que estoy listo.

4. Cuando desperté el estaba besando mi frente, mi nariz, mis mejillas. Yo lance un entrecortado suspiro y pensé que era la sensación mas deliciosa que hasta ese instante había podido disfrutar. Sus manos recorrieron mis cabellos, nuca, descendieron por mi espalda y descansaron en mis nalgas......Ya en ese momento mi respiración empezó a hacerse mas profunda y mis senos se mostraban endurecidos bajo la sabana. Yo también lo bese, imitando el trayecto por el recorrido. Quise absorber su ser, fundirnos, hacernos uno, hombre y mujer, un solo cuerpo, una sola carne, un solo ser. Paradójicamente, disfrutando enormemente nuestras diferencias, el desigual relieve, montes, surcos, llanos y curvas de nuestra anatomía.