Pisos relax Barcelona

Agencia de contactos en Barcelona

Hola. Todos los hombres han soñado alguna vez con una amante ideal, una mujer que iba a satisfacer todas sus necesidades y que les iba a hacer subir hasta las cumbres más altas del placer. Seguro que tú también has soñado con una mujer así. Pues bien: mírame bien y maravíllate de cómo, a veces, los sueños se hacen realidad. Sí: soy la amante con la que siempre soñaste. Una mujer caliente y seductora, una maestra del beso y la caricia, una chica lujuriosa y entregada a la que le encantan los juegos de seducción y a quien nada la enardece más que contemplar a sus amantes exhaustos de placer y satisfechos. ¿Quieres ser uno de esos afortunados hombres? Si tu respuesta es sí, telefonea a mi agencia y di que quieres tener una cita con Natalie. Ése es mi nombre y ése es el nombre que, para ti, se convertirá en el sinónimo perfecto de placer. Te espero.

Una chica que te ofrece un increíble relax y sexo de lujo en un magnífico piso lleno de buenos servicios. Porque además de ser bonita, también soy muy ardiente y morbosa, cosas que podrás comprobar entre mis sábanas ... Ven a descubrirme a mi lujoso piso relax en Barcelona.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Pisos relax Barcelona

Locales y clubs de alterne

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Acompañantes de lujo - Anuncios de sexo - Azafatas - Chicas de compañía - Escorts independientes - Modelos - Clubs de alterne - Tantra - BDSM - Locales de intercambio - Putas a domicilio - Señoritas de compañía - Call girls - Casas relax - Agencias de escorts - Prostitutas de lujo - Scorts de alto standing - Putas de lujo - Pisos de relax - Apartamentos por horas - Callgirls - Sado erótico - Damas compañía - Chicas de alterne - Saunas eróticas - Clubes de relax - Salidas a hoteles y domicilios - Burdeles - Contactos eróticos - Masajes eroticos - Prostíbulos -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios Platinum - Eden - Thermas - Club Riviera Castelldefels - La vie en Rose - Hot Madrid - Pub Aribau 240 - Nice - Alexia - Medea - O´Dely - La Estrella - New Aribau - Pretty Woman - Club Barbie - Kissme - L´hibou - Comendadoras - Tuset Barcelona - Club Romaní - Nyoman - Saratoga - Club Starlets - Viladomat 208 - Charlie Club

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. Mónica pensaba en todo eso, quizá no era exactamente así, quizá su imaginación iba demasiado deprisa, pero le gustaba sentirse observada, ser el centro de atención… de hecho, le encantaba. Tenía un cuerpo bonito, atractivo para la gran mayoría de los hombres…y de no pocas mujeres. Bajo su minifalda se vislumbraban unos muslos bien bronceados, al igual que el resto de su piel (incluso la que no era visible), y que se veían tremendamente sensuales y deseables. El aspecto de sus piernas era inmejorable, y es que a pesar de ser una muchacha muy dinámica y que siempre andaba ocupada, siempre disponía de unos minutitos para cuidárselas, y sin vislumbrarse ningún rasguño ni irregularidad, su piel confería un aspecto fino y suave.

2. Estuve un rato tomando el sol boca arriba, cuando me aburrí de esa postura me di la vuelta, ella seguía leyendo, me armé de valor y le dije: -Un libro muy interesante, una autentica obra maestra.- Giró su cabeza y me miró a los ojos. Con una calida voz suave me respondió: -Sí es muy interesante, la verdad es que se agradece tener un libro entre manos cuando se pasa tanto tiempo sola de aquí para allá.- Le pregunté que como es que pasaba tanto tiempo sola y me respondió que se debía a que trabajaba como ejecutiva de una multinacional y se pasaba el día de viaje. Poco a poco la conversación se fue animando. Me dijo que se llamaba Laura. Mientras hablábamos no podía evitar que mi mirada se dirigiera de continuo a sus pies, eran preciosos. Nos levantamos y nos dirigimos al bar de la piscina. Seguimos nuestra conversación, ella se dio cuenta de que me fijaba en sus pies. En un momento dado me miró a los ojos fijamente y cruzó las piernas sobre la banqueta del bar de tal manera que su pie descalzo pegaba sobre mi muslo interior. Seguí la conversación como si nada, intentando evitar su mirada porque me dejaba el alma congelada. Estuvimos toda la tarde hablando, cogimos confianza. Nos caímos tan bien que decidimos quedar para ir a cenar por la noche. Le dije que iríamos a un restaurante que conocía de cuando tenía reuniones de negocios, era del estilo de la nueva cocina, pertenecía a un destacado alumno de la escuela de Ferrán Adriá. Quedamos a las nueve y cada uno se retiró a su habitación a ducharse y vestirse.

3. La miré y me volvió a invitar a perderme entre sus piernas separando las rodillas levemente. Me volví a acercar a su preciosa fuente de placer para beber de ella. Esta vez busque su clítoris con ansia y lo encontré, jugué con él poniéndolo entre mis labios, sintiendo su dureza mientras le metía dos dedos por su vagina. A Laura se le ahogo un pequeño grito, se estaba viniendo sobre mi. Su raja estaba húmeda, sus fluidos se repartían entre la cama, mi boca y mis manos. Me separé de ella y subí mis labios hacia sus pezones. Sus pechos eran firmes y turgentes con forma de perita, tenía las aureolas claras y los pezones duros como piedras. Me metí uno de ellos en la boca y lo chupé con fuerza. Succione fuerte como si fuera un bebé hambriento. Ella cogió mi miembro que estaba ya que no podía más y me lo agarró con firmeza. Movía su mano arriba y abajo con fuerza masturbándome con ritmo pausado pero electrizante. Subí mis besos hacia su cuello, le besé la cara y la boca. –Sabes a mí- me dijo. Estuvimos un rato así, nos besábamos mientras ella me masturbaba. Me coloqué encima de ella y con la punta de mi pene empezó a masturbarse, se lo frotaba contra el clítoris. Estuvimos mucho tiempo así, estaba a punto de correrme y como si lo hubiera intuido me soltó.

4. Seguía dejándose llevar por el suave ascenso de la escalera mecánica, con la vista puesta a la planta superior, pero su mente no iba en esa dirección precisamente. Sabía que detrás de su novio subía más gente, entre la que podría haber chicos de su edad, que sin duda tendrían sus ojos pegados a su exuberante cuerpo, chicas jóvenes y guapas (quizá las novias de algunos de esos chicos), que podrían transmitir en su mirada una pizca de envidia y/o admiración, hombres de cierta edad, maduros, que verían a Mónica como un deseo inalcanzable y lejano, y mujeres, quizá solteras de por vida o divorciadas, que reflejaban en sus ojos una expresión de indecencia y rechazo.