Pisos relax Barcelona

Agencia de contactos en Barcelona

Hola, mi nombre es Lucía y soy una escort latina con unos pechos grandes que serán tu perdición. Argentina, apasionada del sexo: no digo casi nunca que no y es que tengo la líbido a flor de piel. Acaricia cada parte de mi cuerpo, de mi piel y verás que soy muy agradecida: no te arrepentirás de haber estado conmigo. Llama a mi agencia y pregunta por mí: soy Lucía.

Una chica que te ofrece un increíble relax y sexo de lujo en un magnífico piso lleno de buenos servicios. Porque además de ser bonita, también soy muy ardiente y morbosa, cosas que podrás comprobar entre mis sábanas ... Ven a descubrirme a mi lujoso piso relax en Barcelona.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Pisos relax Barcelona

Locales y clubs de alterne

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Putas de lujo - Chicas de alterne - Burdeles - Call girls - Anuncios de sexo - Damas compañía - Acompañantes de lujo - Scorts de alto standing - Prostíbulos - Saunas eróticas - Tantra - Clubs de alterne - Putas a domicilio - Agencias de escorts - Sado erótico - Masajes eroticos - Casas relax - Locales de intercambio - Señoritas de compañía - Apartamentos por horas - Azafatas - Modelos - Clubes de relax - Escorts independientes - Salidas a hoteles y domicilios - Prostitutas de lujo - Pisos de relax - Chicas de compañía - Contactos eróticos - BDSM - Callgirls -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios Paraíso Privee - Pub Aribau 240 - Bacarra - New Aribau - Azul - Equus - Enigma - President - Basinger - Club Lexis - Aribau 64 - Gran via 532 - Nyoman - Platinum - Batman - La vie en Rose - Thermas - Cotton Club - Viladomat 208 - Sauna Cristal - Medea - Jobe y el amor - Saratoga - Comendadoras - Dollar Club

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. Mónica, ese día, le sorprendió muy gratamente. Llevaba puesto un vestido totalmente negro, muy elegante, de una sola pieza, que le cubría casi la totalidad de su cuerpo, exceptuando sus sensuales pies y un incansable y siempre sugerente escote. Si figura y la sinuosidad de sus curvas se apreciaban mejor que nunca, aunque, eso sí, bajo un tela fina negra. Mónica estaba radiante, hermosa. Marcos, a su lado, tuvo la sensación que debía cuidarse y arreglarse más, aunque se trataba de un chico guapo, simpático, y con un encanto especial. Se sentaron en la zona céntrica del restaurante. Estaban rodeados por otras parejas que deseaban pasar una velada romántica en ese distinguido restaurante. Pidieron lo que iban a tomar, y empezaron a hablar de sus cosas, a veces de forma caótica, yendo de un tema a otro, pero siempre terminaban la charla recordando lo mucho que se querían. Comieron con entusiasmo el primer y el segundo plato, y justo cuando habían pedido los postres, Mónica se disculpó y se dirigió al baño.

2. Te empuje hacia atrás, quedando yo al dominio del placer. Tus manos amasaban mi pecho, los colmabas de besos. Apretabas mis nalgas, abriéndolas despacio, metiendo entre ellas tus dedos buscando por donde más penetrarme. Mi cuerpo temblaba, sucumbía de placer y junto con el tuyo, fueron cubriéndose de roció, que al contacto con nuestra piel hervía al instante. La noche empezaba a envolvernos, la luna distante con su manto de estrellas nos envidiaba. Irradiábamos luz propia, encontrándonos al rojo vivo; mi botón al roce con tu pubis estaba listo para explotar. Mis movimientos fueron cada vez más embravecidos, transportándonos al cielo en un instante.

3. Davor se había presentado a ella semanas antes, como emisario de un reino cercano con el que pretendía establecer prósperas relaciones comerciales, tenía una pícara sonrisa y todas las mujeres del castillo decían de él que era un auténtico sinvergüenza, aún así era respetuoso y casi cariñoso con Yadira, la mujer, que tan sólo aceptaba a los hombres para satisfacer sus ocasionales apetitos, se había dejado caer en sus redes. Muy a regañadientes, se vio obligada a admitir que sus hermosos ojos color miel la volvían loca, no tanto por su color sino por lo que sus miradas la hacían sentir y le dejaban entender. Su cabello negro y corto en el que ella había deseado enredar sus dedos, su cuerpo musculoso, entrenado a fuerza de manejar la espada, incluso su firme trasero la hacía sentirse juguetona. Se regañaba a sí misma por perder los papeles cada vez que él estaba presente, normalmente la serenidad, frialdad y casi indiferencia la escudaban en cada acto, pero nunca cuando él estaba cerca. Nunca con Davor.

4. Antes de que la excitación acabara con el juego ella se detuvo, él estuvo a punto de quejarse pero ella se lo impidió con un gesto de sus brillantes ojos. Él guardó silencio, estaba disfrutando de la sensación de sentirse dominado, era algo nuevo para él que siempre había controlado la situación, seguramente porque nunca había llegado a confiar plenamente en ninguna de las mujeres que compartieron su cama, pero con Yadira era distinto, confiaba en ella plenamente, la deseaba tanto que le dolía, tanto que no le hubiera importado caer por su espada, aunque, claro está, prefería mil veces compartir su lecho y disfrutar de los placeres que su cuerpo escondía.