Masajes Madrid

Masajes eróticos y sensuales en Madrid

Lo sé. Sé que te excita mucho contemplar esa fotografía en la que saboreo un Chupa-Chups. Sé que tu imaginación echa a volar y que te imaginas compartiendo conmigo algo más que una bebida. Pues no pongas trabas a tus sueños y permite que se hagan realidad. Es sencillo. Basta con que me telefonees y concertemos una cita. Me llamo Aitana y soy una escort que posee todos los encantos necesarios para satisfacer las necesidades del caballero más exigente. Mis grandes pechos, mis ojos del color de la esmeralda, mi larga cabellera rubia, mis curvas sinuosas y sensuales y mi piel sedosa y aterciopelada me convierten en una tentación imposible de resistir. Soy simpática, dulce, cariñosa y muy, muy lujuriosa. ¿Te animas? Me gustaría recorrer tu cuerpo con mis manos y mis labios. Me gustaría cubrirte de besos. Me gustaría…

Masajes eróticos y sensuales, Tantra, cuerpo a cuerpo, lo que desees ... Soy una excelente masajista que te ofrece exquisitos masajes en Madrid.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Masajes Madrid

Masajistas en Madrid

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Anuncios de sexo - Pisos de relax - Sado erótico - Damas compañía - Burdeles - Contactos eróticos - Clubs de alterne - Agencias de escorts - Prostitutas de lujo - Tantra - Chicas de alterne - Saunas eróticas - Masajes eroticos - Putas de lujo - Casas relax - Clubes de relax - Salidas a hoteles y domicilios - Modelos - Chicas de compañía - Acompañantes de lujo - Azafatas - Señoritas de compañía - Putas a domicilio - Prostíbulos - Callgirls - Apartamentos por horas - Locales de intercambio - Scorts de alto standing - BDSM - Escorts independientes - Call girls -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios La Estrella - Cuore Cabaret - Batman - Casanova59 - Kissme - Saratoga - Platinum - New Aribau - O´Dely - Cotton Club - Charlie Club - Eden - Aribau 64 - Sauna Cristal - Viladomat 208 - Alexia - Pretty Woman - Equus - President - Gran via 532 - Thermas - Dollar Club - Enigma - Nice - Basinger

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. Tu boca fue recorriendo una línea invisible, guiándote hasta mis labios húmedos deseosos de ser besados. Tu lengua ardiente jugueteaba en mi botón, mi cuerpo se excitaba provocando que mis ojos se cerraran y disfrutaran de aquellas deliciosas sensaciones. Tu lengua iba y venia adentrándose en mi; bebías y saboreabas mis líquidos, deleitándote con mi miel. Besaste mis muslos, mis rodillas, recorriste mis piernas completamente. Me diste la vuelta y quedando de espaldas a ti, recorriste mi cuello con tus labios. Mis oídos descubrieron sensaciones nuevas, llegando a un clímax inexplicable. Tu sexo crecía más y más al roce de mi piel. Voltee a ti y mis brazos y piernas te rodearon recibiéndote en un apasionado abrazo. Sentí la frescura de la tierra y la incandescencia de tu piel mientras tu espada lentamente fue incrustándose quedando aprisionado en mi deseo.

2. Me sigue sorprendido, preguntándose que estaré tramando. Entramos en la tienda y al pasar junto a un colgador de ropa cojo una prenda y sin vacilar me encamino hacía el vestuario seguida de él. Le miro, me sonríe, sé que sabe lo que estoy planeando. Nos metemos en el vestidor, dejó la prenda que he cogido colgada y él se sienta en el único taburete que hay en el pequeño cubículo. Me siento sobre él y empezamos a besarnos. De nuevo muevo mi sexo sobre el suyo, que en pocos minutos vuelve a estar erecto, noto como crece entre su cuerpo y el mío. Sus manos recorren mi espalda y me subo la falda hasta la pelvis para estar más cómoda. Siento como sus manos aprietan mi culo. Y entonces el deseo crece más en mí. Hacerlo en un lugar público me pone a mil y sé que a él también. Deslizo mis manos hacía su entrepierna y le bajo la cremallera del pantalón. Busco bajo el slip su aparato, mientras sus dedos se han adentrado ya entre mis braguitas y buscan mi sexo. Me estremezco al sentir como acaricia mis labios vaginales y como resigue el camino hacía mi clítoris. Entretanto he logrado sacar su pene del refugio y lo masajeo suavemente arriba y abajo sin dejar de besar su boca.

3. Sin darle tiempo a réplica se arrodilló frente a él y le desabrochó el pantalón extrayendo el miembro viril que estaba empezando a hincharse con aquel peligroso juego. La mujer lo acarició casi con ternura y un escalofrió recorrió a Davor que no pudo más que dejarse llevar, pues estaba en sus manos. Lentamente el pene del guerrero se irguió por completo, ella le miró juguetona y comprobó que él aún podía aguantar mucho más, así que aprovechó para comenzar con los besos al principio y los lametones después, recorrió el pene con la lengua desde los testículos hacia el capuchón varias veces, como si degustara un delicioso manjar, después se lo introdujo entero en la boca e inició un rítmico movimiento que le permitía metérselo y sacárselo de la boca alternativamente. Davor echó la cabeza hacia atrás y su respiración se volvió más agitada, un bronco gemido escapó de sus labios cuando ella apretó sus testículos y aumentó la presión en el extremo de su miembro.

4. Abro la boca, la acerco a tu cuello y tú acercas la tuya al mío. Clavo mis colmillos en ti, tú clavas los tuyos en mí, y empiezo a sentir como tu dulce sangre llena mi boca, mientras la mía llena la tuya. Los latidos se confunden y una amalgama de sensaciones llenan nuestros corazones. Empezamos a movernos uno contra el otro cada vez más rápidamente y el orgasmo empieza a nacer en mí y también en ti, siento que tu sexo se hincha dentro de mí, en pocos segundos estallo en un demoledor éxtasis de pasión a la vez que tú también te derramas en mí, mientras nuestras sangres nos recorren. Es el éxtasis supremo. Cuando ambos dejamos de convulsionarnos, apartamos las bocas y te tumbas a mi lado. El sopor empieza a apoderarse de mí, te levantas y cierras la puerta del balcón. Vuelves junto a mí. Recuesto mi cabeza sobre tu hombro y siento como el sueño me vence. El juego ha terminado. Nuestra noche se acabó.