Masajes Barcelona

Masajes eróticos y sensuales en Barcelona

Buenas, mi nombre es Fiorella y soy una joven masajista, sexy, muy guapa, rubia, con unas manos que saben cómo dar placer, conmigo sentirás un placer y relax indescriptibles. Disfruta la variedad de mis servicios, masaje sensitivo, relajante, tántrico, body-body, erótico, estimulante, también tendremos besos, caricias, francés natural, tu pide y yo te complaceré. Te atiendo en mi piso particular, muy cómodo, con la máxima discreción, en el barrio de Les Corts en Barcelona. Te espero.

Soy masajista profesional por ello en mis servicios incluyo una sesion del mejor masaje relajante complementado con cuerpo a cuerpo. La sensacion de mis pechos rozando tu cuerpo, experiencia digna de vivir. Mi cuerpo joven te transportará al más alto placer. Masajes eróticos y sensuales para disfutar mejor de la vida. Ven a conocerme y disfrutar de los mejores masajes en Barcelona.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Masajes Barcelona

Masajistas en Barcelona

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Casas relax - Contactos eróticos - Locales de intercambio - Modelos - Apartamentos por horas - Tantra - Chicas de compañía - Señoritas de compañía - Callgirls - Prostíbulos - Prostitutas de lujo - Salidas a hoteles y domicilios - Sado erótico - Putas a domicilio - Saunas eróticas - Clubs de alterne - Anuncios de sexo - Call girls - Agencias de escorts - Azafatas - BDSM - Acompañantes de lujo - Scorts de alto standing - Burdeles - Escorts independientes - Pisos de relax - Clubes de relax - Damas compañía - Masajes eroticos - Putas de lujo - Chicas de alterne -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios Aribau 64 - Comendadoras - Baronet - Cuore Cabaret - La Estrella - Hot Madrid - Agencia Sexy Nights - Platinum - Club Romaní - Nyoman - Casanova59 - Alexia - Thermas - Club Free - Dollar Club - Jobe y el amor - Azul - Club Barbie - Saratoga - Casanova 59 - Sauna Yuma - Bacarra - Pretty Woman - L´hibou - Gran via 532

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. Despues me tiré en la arena, boca arriba y le pedi que se moviera para que se hiciera realidad algo que de por si siempre me exito mucho: Sentir la sensacion de un lindo culito sobre mi cara. Si a esto le agregamos que la que iba a poner su culo encima de mi cara era mi hermana mis niveles de exitación estaban desbordados. Besé sus piernas y ella finalmente se sento encima de mi cara dejando en frente de mi el espectaculo mas majestuoso que pude haber imaginado jamas, Tenia a Agus, mi dulce e inseparable hermana menor desnuda y ofreciendome su culo trigueño para que hiciera con el lo que desee. Entonces fue que hundí mi rostro en la concha de agustina, sintiendo el perfume del incesto que no me dejaba y que hacia que mi pija continuara dura como nunca antes, lamiendo su clítoris, volviendo a su culo y terminando en su clítoris, parando, acariciando con una mano una de sus tetas y con la otra sus piernas y nalgas. En menos de 5 minutos agus estaba acabando otra vez, disfrutandolo a pleno conmigo, viviendo un momento magico, cristalizando carnalmente un amor sincero y puro de verdad, gozando lo prohibido... mientras extendía su mano para acariciar mi pija que a esa altura solo queria vivir dentro de ella, estaba llena de vida, completamente deseosa de romper miedos para siempre.

2. Cada vez le deseo más y sé que él a mi también. Mi sexo está cada vez más húmedo y el suyo cada vez más hinchado, por eso le miro a los ojos y le suplico con la mirada que me haga suya. No sé hace esperar, dirige su pene hacía mi vagina y desciendo sobre él. Le abrazo, pego mi cuerpo al suyo y empiezo a moverme. Poco a poco nuestros movimientos se van acompasando. Sus manos acarician mis nalgas mientras subo y bajo sintiendo como su sexo me llena. Suspiro, gimo de placer. Mi boca busca la suya y nos besamos profundamente. Dejo que el placer recorra todos los rincones de mi cuerpo, mientras el fuego de la pasión arde entre nosotros. Desearía estar siempre así, sentirle siempre dentro de mí, pero no puedo. Debo acelerar mis movimientos, dejar que el placer nos venza o en unos minutos alguna de las dependientas vendrá a sacarnos de aquí. Cabalgo cada vez más rápidamente y también él empuja hacía mí. Siento como su verga se hincha dentro de mí, sé que de un momento a otro se va a correr. Acelero más mi movimientos y siento el placer explotando entre mis piernas. Sigo empujando, haciendo que mi vagina estruje su sexo y en pocos segundos también él se corre.

3. Apenas acabó, la acoste en la arena, boca abajo y me puse sus piernas una a cada lado de mis hombros, sintiendo que el momento por fin habia llegado; era hora de hacerlo, ella lo queria, yo lo deseaba, habia una confianza ciega entre nosotros y por sobre todo eramos hermanos y nos amabamos en serio, ambos queriamos lo mejor el uno para el otro... Decidido y ansioso puse mi pija entre las piernas de agus. Al sentirla, gimió, y me acercó para que la besara. Me puse encima, todavía sin metérsela toda, y le dije: "este va a ser nuestro secreto mas hermoso Agustina" "Te amo hermanito, cojeme...", dijo ella,... entonces comenze a penetrar a mi hermana, despacio, seguro de controlar la situación, sintiendo un placer indescriptible, lanzando ambos un gemido hermoso y queriendo estar así toda la vida.

4. Abro la boca, la acerco a tu cuello y tú acercas la tuya al mío. Clavo mis colmillos en ti, tú clavas los tuyos en mí, y empiezo a sentir como tu dulce sangre llena mi boca, mientras la mía llena la tuya. Los latidos se confunden y una amalgama de sensaciones llenan nuestros corazones. Empezamos a movernos uno contra el otro cada vez más rápidamente y el orgasmo empieza a nacer en mí y también en ti, siento que tu sexo se hincha dentro de mí, en pocos segundos estallo en un demoledor éxtasis de pasión a la vez que tú también te derramas en mí, mientras nuestras sangres nos recorren. Es el éxtasis supremo. Cuando ambos dejamos de convulsionarnos, apartamos las bocas y te tumbas a mi lado. El sopor empieza a apoderarse de mí, te levantas y cierras la puerta del balcón. Vuelves junto a mí. Recuesto mi cabeza sobre tu hombro y siento como el sueño me vence. El juego ha terminado. Nuestra noche se acabó.