Contactos Valencia

Relax con escorts y acompañantes de lujo

Hola. Mi nombre es Esmeralda. Me gustaría oírtelo decir, susurrando en mi oído, mientras nos entregamos a la maravilla del sexo y el placer. Nada hay que me guste más que hacer realidad los deseos más calientes y secretos de los hombres. ¿Cuáles son los tuyos? Llámame y los haré realidad. Soy una mujer sensual, cariñosa y muy, muy liberal. Para mí el sexo no tiene barreras. Pide y te será concedido. Entre mis brazos te sentirás el hombre más especial del planeta. En la maravilla exuberante de mi cuerpo encontrarás el camino que te llevará hasta el delirio. Si deseas, puedes compartir esa excitante e inolvidable excursión con tu pareja. Como te he dicho, no me gusta ponerme fronteras en cuestiones de sexo. Ven conmigo y crucémoslas todas.

Si te gusta mi perfil o prefieres buscar más escorts en Valencia, puedes encontrar en mi anuncio muchas más chicas de compañía. Te garantizo exquisitos contactos en Valencia.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Contactos Valencia

Masajes eróticos y sexo

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Pisos de relax - Putas de lujo - Damas compañía - Putas a domicilio - Call girls - BDSM - Apartamentos por horas - Salidas a hoteles y domicilios - Acompañantes de lujo - Prostitutas de lujo - Clubs de alterne - Clubes de relax - Casas relax - Locales de intercambio - Anuncios de sexo - Escorts independientes - Saunas eróticas - Chicas de compañía - Contactos eróticos - Sado erótico - Masajes eroticos - Modelos - Chicas de alterne - Prostíbulos - Callgirls - Azafatas - Scorts de alto standing - Señoritas de compañía - Tantra - Agencias de escorts - Burdeles -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios Habana - Bacarra - Club Eros - Alexia - President - Sauna Cristal - Thermas - Sauna Yuma - Medea - Nyoman - Charlie Club - Cuore Cabaret - Saratoga - Viladomat 208 - La Estrella - Hot Madrid - Batman - L´hibou - Casanova 59 - La vie en Rose - Dollar Club - Azul - Baronet - Comendadoras - Cotton Club

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. Lentamente fuiste acercándote, mi corazón latía con fuerza y en un segundo estabas frente a mí. Me llamaste por mi nombre y yo a ti. Tomaste mis manos y besaste mi mejilla. Me volvía loca, quería lanzarme a tus brazos, más sin embargo espere. Mi deseo era demasiado, ¡eras tal como yo te había imaginado! Buscamos un lugar más solitario para poder charlar, fue una situación extraña, el estar frente a frente nos cohibía, tratamos de relajarnos, de platicar; pero alguien tenía que dar el primer paso, te pedí que te acercaras y te entregue mi boca.

2. Estuve algo así como tres canciones bailando y mirandola como si fuese cualquier otra chica en plan de levante, pero al mismo tiempo sentia muchisimo remordimiento por lo que me estaba sucediendo, estaba bailando con una de las chicas mas hermosas que se encontraban en el boliche, era la envidia de muchos de los chabones que ahi se encontraban, claro que nunca imaginaron que yo era su hermano, el hecho es que esa chica de movimientos tan sexys en la pista a la que cada vez deseaba mas, era precisamente mi hermana menor, esa por la que daria mi vida y a la cual quiero tanto, entonces decidi hacerme el boludo y excusarme conmigo mismo en que ya habia tomado mucho alcohol y estaba desvariando en mis pensamientos. Pero luego la música cambió y de música movida, extrañamente pusieron un par de temas lentos, muy románticos. En ese momento logicamente dejamos de bailar y nos fuimos a la barra a tomarnos unos tragos, sin embargo, me sentía tan extrañamente bien esa noche que aunque nunca había bailado música lenta con ella, y aprovechando que justo estaban pasando un tema que a ella le encantaba, me decidí a decirle si no queria bailar ese tema conmigo, ella dudo un poco y luego me dijo: desde cuando te gusta bailar tanto conmigo a vos?, pregunta que fue seguida de una risita inocente que ni se imaginaba las cosas que a esa altura yo estaba sintiendo. Finalmente agus acepto y me dijo: bueno dale vamos, nunca me hubiese imaginado que quisieras bailar un lento conmigo, pero no le veo nada de malo, aparte este tema me encanta, asi que dale vamos...

3. Me sigue sorprendido, preguntándose que estaré tramando. Entramos en la tienda y al pasar junto a un colgador de ropa cojo una prenda y sin vacilar me encamino hacía el vestuario seguida de él. Le miro, me sonríe, sé que sabe lo que estoy planeando. Nos metemos en el vestidor, dejó la prenda que he cogido colgada y él se sienta en el único taburete que hay en el pequeño cubículo. Me siento sobre él y empezamos a besarnos. De nuevo muevo mi sexo sobre el suyo, que en pocos minutos vuelve a estar erecto, noto como crece entre su cuerpo y el mío. Sus manos recorren mi espalda y me subo la falda hasta la pelvis para estar más cómoda. Siento como sus manos aprietan mi culo. Y entonces el deseo crece más en mí. Hacerlo en un lugar público me pone a mil y sé que a él también. Deslizo mis manos hacía su entrepierna y le bajo la cremallera del pantalón. Busco bajo el slip su aparato, mientras sus dedos se han adentrado ya entre mis braguitas y buscan mi sexo. Me estremezco al sentir como acaricia mis labios vaginales y como resigue el camino hacía mi clítoris. Entretanto he logrado sacar su pene del refugio y lo masajeo suavemente arriba y abajo sin dejar de besar su boca.

4. Mónica tomó asiento, sin dejar de mirar a los ojos de Marcos, y con una sonrisa casi imperceptible en su cálida boca. Marcos asimiló por fin la situación, y le pareció inmensamente morbosa y excitante. Notó un movimiento en su entrepierna…no era para menos, su novia le acababa de entregarle sus braguitas en medio de un restaurante repleto de gente. Allí estaba ella, tan guapa con ese elegante vestido, y a la vez tan morbosa…Marcos supo que había encontrado a su alma gemela, al amor de su vida. Agarró la prenda íntima de su novia, y pensó en dejarla en algún sitio a buen recaudo, como queriendo esconderla, pero no supo dónde guardarla…luego, yendo al otro extremo, pensó en llevársela a la cara, y olerla tiernamente. Le excitaba hacer eso en presencia de Mónica…y de otras personas anónimas. Su erección estaba más que consumada. Pero al final no se atrevió, y decidió dejarlas donde Mónica quiso dejarlas caer…al fin y al cabo, era el sitio más seguro para tenerlas bajo custodia. Mónica, por su parte, sentía un suave cosquilleo en su estómago, pero se encontraba tremendamente excitada. Al sentarse había notado con más intensidad el frío de la silla. Había pensado también en hacer algo más, pero que ya vio que seria inviable…al menos en esa noche. Quería que su novio lo viera con sus propios ojos.