Contactos Valencia

Relax con escorts y acompañantes de lujo

Soy Martina, una mujer catalana, culta, decidida y apasionada. Estilosa, discreta y seductora, una lencería exquisita viste mis exuberantes curvas, mis pechos naturales y mi piel de cortesana ... la sensualidad convertida en mujer. Educada, dulce y elegante, en la intimidad soy una amante entregada y apasionada, que sabe lo que quiere. En mí encontrarás a alguien con quien pasar excelentes momentos.

Si te gusta mi perfil o prefieres buscar más escorts en Valencia, puedes encontrar en mi anuncio muchas más chicas de compañía. Te garantizo exquisitos contactos en Valencia.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Contactos Valencia

Masajes eróticos y sexo

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Clubs de alterne - Acompañantes de lujo - Apartamentos por horas - Sado erótico - Anuncios de sexo - Agencias de escorts - Escorts independientes - Salidas a hoteles y domicilios - Masajes eroticos - Putas a domicilio - Prostitutas de lujo - Señoritas de compañía - Tantra - Chicas de compañía - Contactos eróticos - Burdeles - Clubes de relax - Prostíbulos - Call girls - Damas compañía - Pisos de relax - Scorts de alto standing - Callgirls - Azafatas - BDSM - Casas relax - Chicas de alterne - Putas de lujo - Locales de intercambio - Modelos - Saunas eróticas -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios Basinger - Platinum - Paraíso Privee - President - Baronet - Charlie Club - O´Dely - Gran via 532 - Batman - Nice - Cotton Club - Pretty Woman - Club Romaní - La vie en Rose - Cuore Cabaret - Sauna Yuma - Alexia - Jobe y el amor - Club Lexis - Casanova59 - Bailen 22 - La Estrella - New Tuset - Pub Aribau 240 - Viladomat 208

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. En ese preciso instante te di la espalda y fui bajando poco a poco el cierre de mi vestido mientras oía el clic del obturador. Mi espalda se reveló ante ti y lentamente dando la media vuelta mire fijamente a la cámara como si viera directamente a tus propios ojos. Los tirantes de mi vestido fueron deslizándose por mis hombros mientras mi mano le sostenía y de manera un tanto provocativa, fui soltándolo hasta que este cayó en medio de las flores. Y entre aquellas flores, solo la naturaleza y tú fueron testigos de mi desnudez.Fui dejándome guiar por ti, descubriendo mi talento de modelaje. Sentía una seductora emoción al saber que mi cuerpo quedaría plasmado para siempre y que tal vez hasta en una de tus exposiciones pudiera llegar a encontrarme.

2. Me entretuve un rato en tu entrepierna tocando tu coño por encima de tu tanga, pero tu con una de tus manos mientras yo acariciaba tu coño retiraste hacia un lado el tanga para que pudiera disfrutar de todas del amor que se desprendía de tu entrepierna, al sentir esa humedad y comprobar que querías que te tocase ahí y de esa forma empecé a bajarte los pantalones, que con tu ayuda resultó ser mas fácil y rápido, cuando dejaste al descubierto tal maravilla no pude contenerme y bajé mi cabeza hasta tu coño para poder saborear el amor que fluía del coño mas hermosa que había visto, empecé por besarlo pero pronto de besarlo y comencé a lamer los labios vaginales, hasta encontrar tu clítoris, la sensación fue tan agradable comprobar que cada vez que pasaba mi lengua Por él, tú te estremecías de placer, que mi estado era de éxtasis total, combinaba el lamer tu clítoris con leves mordisquitos en él, a la vez que introducía uno o dos dedos en la vagina. Cuando hacia esto podía escuchar tus gemidos de placer, gemidos que me seguían estremeciendo.

3. Cuando dejo de convulsionarme, me coges en brazos, entramos en la habitación y me depositas en la cama. Te desnudas mientras te observo. Me encanta ver como te desvistes para mí, lo haces despacio, demorando el momento, haciendo que me impaciente, hasta que por fin tu sexo erecto, aparece ante mí y acerco mi boca a él para venerarlo, sentándome en el borde de la cama. Tú estás de pie frente a mí, acaricias mi mejilla y yo abro la boca, la cierro sobre tu miembro erecto y empiezo a chuparlo con mucha delicadeza. Me encanta deleitarme en su sabor, sentir como resbala por mi boca, entrando y saliendo de ella, sentir la suavidad de tu piel y el calor. Muevo la lengua serpenteando alrededor de tu miembro viril, acaricio su piel con los dientes. Tus manos se posan sobre mi cabeza, deshacen el moño que me hice antes de salir y dejas caer mi pelo largo y liso sobre mis hombros, enredas tus dedos en él y diriges los movimientos. Te observo, tus ojos están cerrados, sé que estas disfrutando, que te encanta sentir mi boca caliente y húmeda alrededor de tu sexo. Y a mí me encanta saborearlo. Cada vez gimes más fuerte, por lo que haces que me detenga, me acuestas sobre la cama. Te arrodillas frente a mí, separas mis piernas, coges las braguitas por la goma y tiras hacía abajo, quitándomelas con lentitud, mientras besas mis piernas sensualmente. Dejas las bragas a un lado y asciendes beso a beso por mi pierna derecha hasta la ingle, luego repites la operación con la izquierda, yo te miro expectante, y tras eso, acercas tu boca a mi sexo, sacas la lengua y lames. Mi cuerpo se tensa al sentir ese contacto y empiezas a chupar mi clítoris, a lamerlo, a idolatrarlo haciéndome retorcer de gusto y deseo. Tu lengua se enreda en mis labios vaginales, se introduce en mi oscuro agujero y un nuevo gemido escapa de mi garganta. Te deseo y sé que me deseas, necesito tenerte dentro de mí, dejar que la luna derrame su luz sobre nuestros cuerpos mientras se une en un baile de pasión. Por eso, no demoras más el momento. Te levantas, te pones sobre mí, me miras a los ojos profundamente, sonríes y siento como tu sexo entra en el mío despacio, con calma, hasta llenarme completamente. Y nos quedamos así, unidos unos segundos, quietos, mirándonos, sin decirnos nada. Sólo sintiendo el calor de nuestros cuerpos.

4. Apenas acabó, la acoste en la arena, boca abajo y me puse sus piernas una a cada lado de mis hombros, sintiendo que el momento por fin habia llegado; era hora de hacerlo, ella lo queria, yo lo deseaba, habia una confianza ciega entre nosotros y por sobre todo eramos hermanos y nos amabamos en serio, ambos queriamos lo mejor el uno para el otro... Decidido y ansioso puse mi pija entre las piernas de agus. Al sentirla, gimió, y me acercó para que la besara. Me puse encima, todavía sin metérsela toda, y le dije: "este va a ser nuestro secreto mas hermoso Agustina" "Te amo hermanito, cojeme...", dijo ella,... entonces comenze a penetrar a mi hermana, despacio, seguro de controlar la situación, sintiendo un placer indescriptible, lanzando ambos un gemido hermoso y queriendo estar así toda la vida.