Contactos Mallorca

Relax con escorts y acompañantes de lujo

Hola. La sensualidad, el erotismo, la pasión, la alegría … Cualquiera de estas palabras puede servir para describir a una mujer brasileña. Yo, como buena brasileña, cumplo todas ellas. Eso me convierte en una escort muy especial, el bombón que todo hombre quisiera tener en su boca. La mía puede hacer muchas cosas por ti. Todas las que puedas imaginar y, quizás, alguna más. Y es que soy una mujer sin barreras, una joven de fantásticas curvas y pechos impactantes que desconoce el significado de la palabra tabú. Me llamo Tila y, como la infusión que lleva mi nombre, soy el mejor relajante que existe. Eso sí: para alcanzar ese relax del que te hablo deberás pasar por una fase de altísima excitación. La sentirás cuando mis ojos te miren, cuando estés entre mis brazos, cuando recorras mis curvas y mi piel de seda, cuando mis labios se paseen por tu cuerpo, cuando mis manos te colmen de caricias… Imaginativa como soy, y muy juguetona, haré que poco a poco esa excitación vaya en aumento. Como hombre experimentado que eres ya sabes lo que sucede cuando la excitación no deja de crecer: que al final todo estalla en un fantástico y orgásmico éxtasis de placer. Lo que seguramente no sabes es hasta qué punto ese placer puede ser intenso cuando es una mujer como yo quien te conduce hacia él. Ahora puedes descubrirlo. Basta con que me llames. Hazlo cuanto antes.

Si te gusta mi perfil o prefieres buscar más escorts en Mallorca, puedes encontrar en mi anuncio muchas más chicas de compañía. Te garantizo exquisitos contactos en Mallorca.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Contactos Mallorca

Masajes eróticos y sexo

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Acompañantes de lujo - Sado erótico - Prostíbulos - Scorts de alto standing - Putas de lujo - Salidas a hoteles y domicilios - BDSM - Clubes de relax - Señoritas de compañía - Chicas de alterne - Call girls - Callgirls - Clubs de alterne - Prostitutas de lujo - Damas compañía - Casas relax - Azafatas - Chicas de compañía - Putas a domicilio - Agencias de escorts - Modelos - Burdeles - Masajes eroticos - Anuncios de sexo - Tantra - Contactos eróticos - Locales de intercambio - Escorts independientes - Pisos de relax - Saunas eróticas - Apartamentos por horas -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios Nice - Thermas - Casanova59 - Showgirls - La Estrella - Hot Madrid - New Tuset - Nyoman - Club Riviera Castelldefels - Sauna Yuma - Tuset Barcelona - Azul - Enigma - Baronet - Paraíso Privee - Dollar Club - Agencia Sexy Nights - Saratoga - Club Romaní - Eden - Gran via 532 - Casanova 59 - Alexia - Club Free - Cotton Club

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. Esa noche mi hermana Agustina quería salir a bailar. Sinceramente, después de un viaje bastante accidentando y denso, con el cansancio que tenia lo ultimo que quería hacer era salir a bailar, sin embargo, Agustina era mi hermana menor y siempre fue mi debilidad, extrañanamente no eramos de pelearnos casi nunca como es casi habitual entre hermanos, teniamos una muy linda relación, siempre que podiamos nos ayudabamos en todo y cuando uno estaba mal el otro lo apoyaba a muerte, digamos que aparte de ser hermanos eramos grandes amigos, en fin para no irme por las ramas a agus no le podia decir que no, ella se queria desenchufar un poco y queria pasar un buen rato en algun boliche, asi que como no tenia a nadie me pidio que fuera con ella, y como no podia ser de otra manera finalmente accedi, a pesar de que llevaba mucho tiempo sin salir a ninugn lado con ella porque cada vez que ibamos a bailar yo terminaba peleandome con algun chabon que queria zarparse con ella, era inevitable ya que Agustina siempre fue una chica muy linda y de apariencia sexy para cualquier hombre, mis amigos por ejemplo no me dejaban en paz preguntando todo el tiempo por mi hermana, llego un momento que no lo soportaba ya que era como se dice, un hermano muy cuida.

2. Me sigue sorprendido, preguntándose que estaré tramando. Entramos en la tienda y al pasar junto a un colgador de ropa cojo una prenda y sin vacilar me encamino hacía el vestuario seguida de él. Le miro, me sonríe, sé que sabe lo que estoy planeando. Nos metemos en el vestidor, dejó la prenda que he cogido colgada y él se sienta en el único taburete que hay en el pequeño cubículo. Me siento sobre él y empezamos a besarnos. De nuevo muevo mi sexo sobre el suyo, que en pocos minutos vuelve a estar erecto, noto como crece entre su cuerpo y el mío. Sus manos recorren mi espalda y me subo la falda hasta la pelvis para estar más cómoda. Siento como sus manos aprietan mi culo. Y entonces el deseo crece más en mí. Hacerlo en un lugar público me pone a mil y sé que a él también. Deslizo mis manos hacía su entrepierna y le bajo la cremallera del pantalón. Busco bajo el slip su aparato, mientras sus dedos se han adentrado ya entre mis braguitas y buscan mi sexo. Me estremezco al sentir como acaricia mis labios vaginales y como resigue el camino hacía mi clítoris. Entretanto he logrado sacar su pene del refugio y lo masajeo suavemente arriba y abajo sin dejar de besar su boca.

3. Dirige sabiamente su pene hacía mi vagina y vuelve a penetrarme. Yo me incorporo un poco apoyándome sobre los codos y él coloca sus manos sobre mis senos y empieza a acariciármelos a la vez que comienza a moverse suavemente. Poco a poco va acelerando el ritmo. Gimoteo cada vez más fuerte, me vuelve loca sentir sus huevos repicando contra mi clítoris y su respiración en mi oído a medida que él precipita sus movimientos. De repente siento sus dientes mordiendo mi cuello y su lengua acariciándolo suavemente, justo debajo de mi oído y eso hace que mi piel se erice más, que las sensaciones se multipliquen y que el orgasmo se acelere. Él empuja con fuerza una y otra vez y en unos segundos mi cuerpo empieza a convulsionarse presa del orgasmo. Cuando termino, y sólo unos segundos después se corre él llenándome con su leche caliente. Me abraza con fuerza y yo me siento feliz.

4. Le quité la ropa mientras ella me quitaba la mía, ella se estiró y yo tras ver su coño rasurado solo me dieron ganas de comérmelo y eso hice... empecé lamiendo con suavidad los contornos de su clítoris y con la mano derecha acariciando su vagina, ella empezó a agitarse y a gemir, fue cuando empecé a pasar la lengua por su clítoris haciendo movimientos rápidos, contra más rápido movía la lengua más grande era su placer y mi mano no pudo resistirse en entrar en su vagina. Sus gemidos eran cada vez más altos y su cuerpo se retorcía de placer… fue cuando mi polla entró en acción, se la metí y puse sus piernas sobre mis hombros para que así pudiera entrar con más profundidad, su voz cada vez se hacía más frágil cosa que hacía ponerme más caliente, luego ella se puso encima de mi y le pedí que me cabalgara rápido, ella aceptó y se empezó a agitar, pero no fue hasta que la puse a cuatro patas que nos corrimos tras un arranque de fuerza que le provocó comerse la almohada tras la fuerza con la q le estaba penetrando. Fue genial y acabamos reventados, aunque sabíamos que aquella no iba a ser la única vez aquel día...