Contactos Mallorca

Relax con escorts y acompañantes de lujo

Me llamo Lucía y soy una joven que compagina su trabajo con exclusivos servicios de compañía. Sofisticada y elegante, destilo clase en cada gesto, por lo que soy la persona ideal para acompañarte en cualquier acto en sociedad que quieras proponerme. En la intimidad, te mostraré mi lado más apasionado y sensual. Imagina el placer de acariciar mi piel joven y suave, recorrer mi cuerpo de principio a fin, perderte entre mis generosos pechos, probar el dulce sabor de mis besos ... Mi preferencia son hombres mayores de 35 años. Sólo atiendo con cita previa. Para planificar mejor nuestro encuentro, te pido que conciertes tu cita, al menos con mediodía de antelación.

Si te gusta mi perfil o prefieres buscar más escorts en Mallorca, puedes encontrar en mi anuncio muchas más chicas de compañía. Te garantizo exquisitos contactos en Mallorca.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Contactos Mallorca

Masajes eróticos y sexo

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Azafatas - Burdeles - Apartamentos por horas - Masajes eroticos - Contactos eróticos - Prostitutas de lujo - Chicas de compañía - Chicas de alterne - BDSM - Anuncios de sexo - Call girls - Sado erótico - Modelos - Clubes de relax - Clubs de alterne - Locales de intercambio - Callgirls - Pisos de relax - Escorts independientes - Prostíbulos - Saunas eróticas - Putas de lujo - Acompañantes de lujo - Salidas a hoteles y domicilios - Scorts de alto standing - Damas compañía - Putas a domicilio - Tantra - Señoritas de compañía - Agencias de escorts - Casas relax -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios Platinum - Alexia - Dollar Club - Club Lexis - Sauna Cristal - Nyoman - Club Romaní - Cotton Club - La vie en Rose - Casanova59 - L´hibou - Tuset Barcelona - Equus - Batman - Comendadoras - Club Riviera Castelldefels - Jobe y el amor - Viladomat 208 - La Estrella - Kissme - Aribau 64 - Casanova 59 - Club Free - Gran via 532 - Pretty Woman

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. Te exigí que entraras en mi, formar un solo ser, llegar a la mas profunda unión de dos seres, mis labios inflamados estaban dispuestos a recibirte, sentí tu sexo duro, palpitante entrar poco a poco, llenar completamente mi espacio; tu cadera y la mía danzaron al mismo compás, mientras recorrías con tus manos cada pliegue de mi piel, el vaivén iba creciendo mas y mas a cada segundo, eras dueño del momento, cabalgabas lujurioso mi cuerpo y buscaste la manera de satisfacer mis anhelos inventando piruetas. Cerré mis ojos y concentre todo mi pensamiento en las sensaciones que estaban a punto de estallar, de repente nuestros cuerpos llegaron al espasmo, temblando involuntariamente, tu cuerpo lánguidamente cayo entre mis brazos, te estreche fuertemente tratando de fundir tu cuerpo al mío, disfrutando cada instante de ese dulce regalo, bese tu cara, tu sudor se mezclo al mío y por fin pude preguntar: ¿Cómo te llamas?

2. La miré y me volvió a invitar a perderme entre sus piernas separando las rodillas levemente. Me volví a acercar a su preciosa fuente de placer para beber de ella. Esta vez busque su clítoris con ansia y lo encontré, jugué con él poniéndolo entre mis labios, sintiendo su dureza mientras le metía dos dedos por su vagina. A Laura se le ahogo un pequeño grito, se estaba viniendo sobre mi. Su raja estaba húmeda, sus fluidos se repartían entre la cama, mi boca y mis manos. Me separé de ella y subí mis labios hacia sus pezones. Sus pechos eran firmes y turgentes con forma de perita, tenía las aureolas claras y los pezones duros como piedras. Me metí uno de ellos en la boca y lo chupé con fuerza. Succione fuerte como si fuera un bebé hambriento. Ella cogió mi miembro que estaba ya que no podía más y me lo agarró con firmeza. Movía su mano arriba y abajo con fuerza masturbándome con ritmo pausado pero electrizante. Subí mis besos hacia su cuello, le besé la cara y la boca. –Sabes a mí- me dijo. Estuvimos un rato así, nos besábamos mientras ella me masturbaba. Me coloqué encima de ella y con la punta de mi pene empezó a masturbarse, se lo frotaba contra el clítoris. Estuvimos mucho tiempo así, estaba a punto de correrme y como si lo hubiera intuido me soltó.

3. "esta noche es toda nuestra hermanito", me decia ella con voz entrecortada por la exitacion del momento. Entonces sin dejar de lamerla por todos lados, me moví a un costado de ella para poder introducirle el dedo pulgar de mi mano en su sexo que derramaba líquidos de dioses, y no sin antes acariciar ese precioso par de piernas que Dios le dio, Le introduje el dedo rápido ya que tenia apuro de lubricarlo con sus jugos para retirárselo lentamente y ahora introducir lentamente el dedo índice y medio en su sexo al mismo tiempo que le acariciaba el culo con el pulgar lubricado de tal manera que después de algunos minutos cuando empezó a acercarse su venida y para ayudarla, le metí el dedo pulgar dentro del culo y al sentirlo, se recargó, tratando de ayudar, dando cabida a ese instrumento de placer. Una ves que le introduje todo el dedo, con los otros dos que todavía estaban afuera, le acaricié el clítoris y para mi placer, sentí como agus se estaba viniendo, gimiendo, tratando de apretar mis dedos con sus piernas y tratando de recibir mi pulgar en lo mas profundo de su vagina, apoyándose únicamente con su mano derecha y con la izquierda obligándome a acercar mi rostro para regalarme el más húmedo de los besos de esa noche. No hace falta aclarar que fue la sensación mas extraña y exitante de toda mi vida, estaba tomando los jugos vaginales de mi propia hermana, estaba loco de amor por ella y estaba dispuesto a estar un año seguido en ese lugar haciendole el amor si hubiese sido posible.

4. Nuestras caderas se movían al mismo compás y tú te adentrabas más y más fuerte haciéndome gemir de placer a cada instante. Besé tu rostro en cada golpe que dabas y mis piernas te abrazaban, te jalaban y aprisionaban para no dejarte ir. Hábilmente nos sentamos, quedando frente a frente siendo aun uno; mis ojos se hallaron con los tuyos, perdiéndose en la inmensidad y el deseo. Mi cadera danzaba rítmicamente y tu boca matizaba completamente mi rostro. Tomaste mi cadera empujándola hacia ti, yo podía sentir la dureza y la forma perfecta en que encajábamos. Involuntariamente salían suspiros y murmurábamos palabras entrecortadas desde el profundo de nuestro ser.