Contactos Madrid

Contactos profesionales de sexo

Hola, amor. Me llamo Mia y soy una sensual, delgada y desinhibida escort italiana, una mujer tan joven en el documento de identidad como sabia en la cama, una auténtica diosa del sexo con la que puedes descubrir los matices más intensos del placer. Si quieres conocerme llámame y ven a junto a mí. Te bastará ver uno de mis sensuales stripteases para sentir cómo el deseo más desatado se apodera de ti. Deslizar tus manos por mi cuerpo, recorrer sus zonas más erógenas y sentir en las yemas de tus dedos la suavidad de mi piel se convertirá para ti en un recuerdo imborrable. Ven a mi encuentro. Te espero con las pulsaciones aceleradas y el cuerpo en combustión. Ven a sentir la intensidad de mi lujuria. No te arrepentirás.

Me gusta tener relaciones esporádicas de sexo, contactos eróticos con desconocidos, sexo sin complicaciones ni tabúes ... Conmigo tendrás asegurado los más deliciosos contactos en Madrid.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Contactos Madrid

Contactos con chicas

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Apartamentos por horas - Callgirls - Locales de intercambio - Scorts de alto standing - Pisos de relax - Modelos - Masajes eroticos - Sado erótico - Casas relax - Putas de lujo - BDSM - Agencias de escorts - Señoritas de compañía - Tantra - Call girls - Salidas a hoteles y domicilios - Contactos eróticos - Chicas de alterne - Acompañantes de lujo - Chicas de compañía - Damas compañía - Putas a domicilio - Clubs de alterne - Azafatas - Escorts independientes - Saunas eróticas - Prostíbulos - Prostitutas de lujo - Clubes de relax - Anuncios de sexo - Burdeles -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios Batman - Sauna Yuma - Gran via 532 - Dollar Club - Agencia Sexy Nights - Pub Aribau 240 - Pretty Woman - O´Dely - Nyoman - Baronet - Showgirls - Bacarra - Bailen 22 - Nice - Equus - Viladomat 208 - Tuset Barcelona - Club Romaní - Paraíso Privee - Thermas - Kissme - New Aribau - Cotton Club - Basinger - Club Barbie

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. Hacia la pista nos fuimos otra vez y comenzamos a bailar el lento juntos, no se, pero en ese momento sentí algo muy fuerte, como que me estaba poniendo romántico ;si, con mi hermana!!, me daba miedo lo que me estaba pasando pero al mismo tiempo me sentía como pocas veces me habia sentido con una chica, entonces la agarre de la cintura y bailamos. De repente mi cabeza se convirtio en un torbellino de sentimientos encontrados, a esa altura comenzaba a perder control sobre mis actos y mis sensaciones de temor por la situación le dejaba paso al impulso del momento. Mi pensamiento definitivamente empezó a girar en torno a mi hermana y a lo exitante que seria poder hacer el amor con ella. Ya se me hacia imposible dejar de desearla y de observar disimuladamente cada centimetro de su cuerpo. Estaba que volaba!... por un lado, en ese momento sentia una atracción fisica por ella que jamas hubiese imaginado y por otro la amaba como no amaba a nadie mas sobre la faz de la tierra, agustina siempre lo fue todo para mi y siempre hubo un lazo muy fuerte entre nosotros, pero nunca antes se me habia cruzado por la cabeza el hecho de amarla de otra forma que como simples hermanos, algo inquietante estaba ocurriendo en mi.

2. Llegamos a la recepción del hotel, pedimos las llaves de su habitación porque era la que quedaba más cerca. Volamos por las escaleras con tal de no esperar el ascensor, al fin y al cabo era la primera planta. Entrar por la puerta y fundirnos en un abrazo y beso apasionado fue todo uno. La cogí entre mis brazos y me la llevé hasta la cama, allí la tumbé quedándome yo al final del lecho. Levantó las piernas ofreciéndome un pie, lo cogí y acerqué mis labios. Respiré y me vino un imperceptible aroma fresco procedente de ellos. Besé brevemente los pies pasando a meter sus dedos en mi boca. Lamí todos y cada uno de sus diez deditos, los tuve en mi boca el tiempo que quise mientras observaba la cara de satisfacción que tenía Laura. Empecé a subir por el empeine muy lentamente recorriendo con mi lengua cada recoveco de su piel, llegué a su muslo interior pasando por su rodilla. Ella estaba abierta de piernas con las rodillas dobladas y yo tenía mi boca junto a su ingle, podía oler su sexo a escasos centímetros. Subí mi cabeza para ver su cara y buscar su consentimiento. Ella se terminó de subir la falda que estaba ya casi subida y levantó la cadera invitándome a quitarle las preciosas braguitas negras que llevaba. Se las quité poco a poco, deleitándome en la visión su pubis, no se depilaba pero tenía su coñito arreglado perfectamente. Le bajé hasta los tobillos y sacó uno de los pies para poder abrir las piernas. Nada más hacerlo me abalancé con ansia sobre su vagina. Chupé con voracidad sus labios mayores buscando con mi lengua la entrada de la vagina. Ella de mientras se quitó la parte de arriba quedando completamente desnuda, yo lo intentaba pero con mi cara hundida entre sus piernas no podía apenas quitarme una sola prenda. Casi me asfixiaba pero me moría de placer, solo escuchar como suspiraba Laura me llevaba a empujar mi lengua lo más dentro posible, separé mi cara para tomar aire y me desnudé como pude.

3. Lentamente fuiste acercándote, mi corazón latía con fuerza y en un segundo estabas frente a mí. Me llamaste por mi nombre y yo a ti. Tomaste mis manos y besaste mi mejilla. Me volvía loca, quería lanzarme a tus brazos, más sin embargo espere. Mi deseo era demasiado, ¡eras tal como yo te había imaginado! Buscamos un lugar más solitario para poder charlar, fue una situación extraña, el estar frente a frente nos cohibía, tratamos de relajarnos, de platicar; pero alguien tenía que dar el primer paso, te pedí que te acercaras y te entregue mi boca.

4. Por fin, mi boca se fundió ávidamente a los pulposos labios, batiéndome entre la repulsión y un impulso innato, en un beso intenso y febril, y mi lengua buscó la suya; mas no encontré tal. Hurgando hasta lo más profundo, no había dientes. Una lengüita pequeñita, en una comisura de la boca, se paseaba al vaivén de la mía. Mi saliva entremezclada con la suya viscosa, saboreaba el agridulce torrente fluyendo de su inconmensurable profundidad. Fuertes columnas hercúleas, de brazos cual molinos de viento se agitaban y se engarzaban fuertes a mi cráneo; con ayuda de ellos, aquella boca no consentía dejar huir a su presa. En furor intenso y agitación constante, quería engullirme por completo. Me fatigué de besarla, ciertos vellos de sus labios picaban mis carrillos; la boca no pudo succionarme, y sus fuertes extremidades me liberaron exhaustos. Así permanecí segundos observándola, sus gruesos labios ahora henchidos por el fragor, permanecían palpitantes; balbuceando algo. No pude evitar en esos momentos, recordar al negro del saxofón con sus nauseabundos labios de secreción hedionda y verdosa; fuertes espasmos estomacales deseaban explotar fuera de mí. En medio de la intensa oscuridad de la noche, elevé mi vista hasta la cumbre de la majestuosa montaña, y escalando trémulo hacia ella, vi el fulgor de la mañana de un sol radiante; era el rostro del ángel, y dos resplandores en su rostro iluminándome, una nariz pequeñita, y los labios de grana entreabiertos…y me fundí con ella; penetrando sus entrañas entre baladros de pasión.