Contactos Madrid

Contactos profesionales de sexo

Hola, soy Lucía una joven española exquisita, de gran clase y belleza. Una chica encantadora y simpática, todo dulzura. Una preciosidad que te dejará gratos recuerdos. Te propongo conocernos y disfrutar juntos de una velada única e inigualable. Haremos de nuestro encuentro algo especial, en el que los dos vamos a disfrutar. Si sabes cómo tratar a una mujer en la intimidad, conmigo tendrás todo lo que desees: cariño, sensualidad, pasión …

Me gusta tener relaciones esporádicas de sexo, contactos eróticos con desconocidos, sexo sin complicaciones ni tabúes ... Conmigo tendrás asegurado los más deliciosos contactos en Madrid.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Contactos Madrid

Contactos con chicas

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Escorts independientes - Call girls - Putas a domicilio - Pisos de relax - Putas de lujo - Damas compañía - Saunas eróticas - Casas relax - Scorts de alto standing - Salidas a hoteles y domicilios - Prostíbulos - Modelos - Anuncios de sexo - Sado erótico - Clubes de relax - Clubs de alterne - Tantra - Chicas de compañía - BDSM - Apartamentos por horas - Azafatas - Chicas de alterne - Señoritas de compañía - Locales de intercambio - Contactos eróticos - Callgirls - Burdeles - Masajes eroticos - Acompañantes de lujo - Agencias de escorts - Prostitutas de lujo -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios Showgirls - Batman - New Tuset - New Aribau - La Estrella - Platinum - Bailen 22 - Enigma - Nyoman - Medea - Club Romaní - Charlie Club - O´Dely - Azul - Pub Aribau 240 - Club Riviera Castelldefels - Baronet - Cuore Cabaret - Habana - Kissme - Agencia Sexy Nights - Basinger - Jobe y el amor - Club Free - Eden

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. Subes a mi habitación, ya sabes el camino, te miras en el espejo del primer descanso, aseguras que todo este en su lugar, el maquillaje, tu peinado, las ropas que llevas puestas. Pienso para mí: agradezco la gentileza de venir tan bella hoy, me siento culpable de saber que tendré que descomponerlo. Una vez en la alcoba, mis manos te toman por la cintura, acercan tu cuerpo al mío, me gusta sentir tu piel, oler tu cabello, acariciar suavemente tus mejillas las cuales comienzan a sonrojarse. Una sonrisa sale de tu boca, esa mirada me hipnotiza, no me cansaría nunca de perderme en ella. Te beso apenas rozando tu labios, mordisqueo un poco tu barbilla, recorro el contorno de tu rostro con mi dedos hasta donde nace tu cabello y voy de vuelta. Beso tu cuello hasta al pabellón de tu oreja, mi lengua lame, se introduce, inquieta y atrevida.

2. Notas fluidas de jazz creaban un ambiente sensual, nos abrazamos por un largo rato percibiendo aromas y sintiendo nuestros cuerpos. Tu cadera estrecha y el roce de tus dedos me invaden con deseos de lujuria. -beso tu cuello sintiendo la delicadeza de tu piel, su finura- beso tus mejillas y unimos nuestros labios, esos labios carmin que me hipnotizan-introduzco mi lengua en tu boca hasta fundirlas- me encantan tus besos. Con delicadeza recorro tu cara, tus hombros deslizandome con cuidado hasta tu cintura. Deslizo mi mano hasta abrir el cierre de tu vestido, acaricio tu espalda, paso mi lengua por ella notando tus reacciones, saboreo tu piel y me excita. Me siento detras de ti y observo cada curva de tu cuerpo, eres hermosa y una diosa de mujer. Beso tu cuello mientras recorro tus piernas con ternura, pequeñas mordidas tersan tu cuerpo. Deslizo el vestido por tus hombros hasta descubrir tus senos cubiertos por un sosten de tela fina. Los recorro al tiempo que te muerdo con mayor fuerza. Noto que el contacto con el aire ha endurecido tus pezones y los recorro con mi dedos. Desabrocho tu sosten y dejo esos pechos al aire, los masajeo, los admiro.

3. Descendí mi cabeza hasta su frente trazando intricados dibujos sobre su piel, su cuello, sus tetillas, su abdomen. Le di la vuelta e hice lo mismo con su espalda, sus nalgas, a las que mordí tal como había imaginado tantas veces. Recorrí la parte interna de sus muslos, su pantorrilla. Sus gemidos me indicaron que estaba a punto de caramelo. Dándole nuevamente la vuelta seguí besando su abdomen y recorriendo con mi lengua cada palmo de piel expuesta hasta llegar a su virilidad. En ese punto levanto mi cara y le miro a los ojos, el me corresponde la mirada urgiéndome a continuar. Le sonrió, desciendo y empiezo un lento y vacilante recorrido por su miembro erecto. Poco a poco voy adquiriendo seguridad al percibir que a el le gusta lo que hago. Continuo hasta la punta y lo introduzco en mi boca. En ese momento el lanza un fuerte suspiro que me motiva a sacarlo y entrarlo en mi boca en incontables ocasiones. Lo recorro, beso, lamo, chupo hasta que el estalla en un inconmensurable orgasmo. Mientras se vertía en mi boca yo me sentía inmensamente satisfecha de provocar en el una emoción comparable con la que momentos antes el provocara en mi.

4. Ahora sí, como en su sueño, se acercó a Raúl, dentro de la floristería, donde se encontraba colocando sacos de fertilizante y abono que ella había estado utilizando en la calle, y justo cuando se disponía, con el corazón en un hilo, a revelar sus sentimientos al joven, una joven alta y delgada de pelo negro y ojos verdes, guapísima, entró en la tienda. Raúl, al verla, se alegró, algo que extrañó mucho a Ángela, y se fue hacia ella. A través de una cristalera, Ángela vio como la recién llegada y Raúl se besaban apasionadamente, ante la sorprendida mirada de Rosa, que se dirigió después con seriedad a Ángela, dándola a entender que volviera al trabajo. Ángela pasó hacia dentro, llorando desconsolada, con el corazón destrozado y con la incertidumbre de saber si volvería a ver o no a aquel chico, el suficiente tiempo como para confesarle unos sentimientos de los que, desgraciadamente, ya no estaba segura. En unas horas, toda su decisión y felicidad se habían transformado de nuevo en desilusión, dolor y tristeza.