Contactos Girona

Relax con escorts y acompañantes de lujo

Soy Martina, una mujer catalana, culta, decidida y apasionada. Estilosa, discreta y seductora, una lencería exquisita viste mis exuberantes curvas, mis pechos naturales y mi piel de cortesana ... la sensualidad convertida en mujer. Educada, dulce y elegante, en la intimidad soy una amante entregada y apasionada, que sabe lo que quiere. En mí encontrarás a alguien con quien pasar excelentes momentos. Acepto tarjetas de crédito.

Si te gusta mi perfil o prefieres buscar más escorts en Girona, puedes encontrar en mi anuncio muchas más chicas de compañía. Te garantizo exquisitos contactos en Girona.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Contactos Girona

Masajes eróticos y sexo

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Tantra - Chicas de compañía - Putas de lujo - Prostitutas de lujo - Salidas a hoteles y domicilios - Señoritas de compañía - Modelos - Clubs de alterne - Casas relax - Damas compañía - Scorts de alto standing - BDSM - Acompañantes de lujo - Contactos eróticos - Apartamentos por horas - Escorts independientes - Locales de intercambio - Prostíbulos - Call girls - Sado erótico - Burdeles - Azafatas - Agencias de escorts - Chicas de alterne - Clubes de relax - Putas a domicilio - Anuncios de sexo - Callgirls - Saunas eróticas - Masajes eroticos - Pisos de relax -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios Batman - La Estrella - Sauna Yuma - Dollar Club - Equus - La vie en Rose - Casanova59 - Azul - Habana - Viladomat 208 - Club Barbie - Club Free - Tuset Barcelona - Pretty Woman - Paraíso Privee - Nice - Comendadoras - Agencia Sexy Nights - Basinger - Sauna Cristal - Cotton Club - Club Romaní - Saratoga - Enigma - Cuore Cabaret

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. Al pararme noto que tengo una ereccion como nunca- y no es para menos- beso tus labios y recorro tu pecho admirando esos senos preciosos coronados por un pezon grande, los recorro con mi lengua y mis dientes, tu respiracion aumenta al igual que mi excitacion. Los lamo con determinada pasion los muerdo cada vez mas fuerte y a mayore velocidad. Beso tu vientre y paso mi lengua lentamente por tu ombligo y retiro el vestido pòr completo. Llevas una tanga deliciosa nunca te desee como ahora arranco lo demas de turopa y recorro el calor de tu entrepierna, el olor me cautiva y me excita aun mas.

2. Me pego a ti, trato de provocarte, me bajas los tirantes del vestido muy despacio, por mis brazos, luego lo dejas caer al suelo. Recuesto mi cabeza sobre tu hombro, acercas tus labios a los míos y nos besamos. Mis manos se adentran entre tu cuerpo y el mío y toco tu sexo erguido por encima de la tela, esta tieso, erecto. Lo acaricio con suavidad. Te deseo y sé que me deseas, pero nos detenemos en las caricias, en el juego de seducción que envuelve este momento. Tus manos recorren mis brazos hacia mis hombros y luego se acercan a mis senos. Los acaricias por encima del sujetador. Nuestros cuerpos se calientan mutuamente. Metes tus manos entre mi piel y el sujetador, pellizcas mis pezones y todo mi cuerpo se estremece. Entretanto he conseguido bajarte la cremallera del pantalón y he metido la mano dentro, pero tú la sacas con paciencia. Quieres alargar más el juego. Me inclinas sobre la baranda, haciendo que te muestre mi culo y lo acaricias por encima de las braguitas, luego las apartas y acaricias mi sexo, siento tus dedos hurgando en mis labios vaginales, se introducen en mí y un gemido escapa de mi garganta. La luna sigue atenta la escena. Empiezas a mover los dedos, dentro y fuera de mí, provocándome dulces gemidos de placer. Deseo más, mucho más, pero tú me torturas con esas caricias durante un largo espacio de tiempo, el suficiente para conseguir que me corra de placer.

3. Mirando a través del escaparate vio a Marisa cruzar la acera en dirección a ella y pensó, por un momento, que no estaría mal que un coche pasara por encima de ella, dejándole el camino libre con Raúl. A pesar de lo que habían hablado en el hospital el joven y ella, no estaba nada convencida con lo que él le dijo, y quería a toda costa acabar a su lado, si cabe, ahora más que nunca. Y ya no pensaba ser ella la que siempre sufriera. Durante el tiempo que había estado en cama, se había dado cuenta de que nadie mostraba sinceridad al hablar con ella en el hospital, sólo sus padres. Ni las vecinas, ni las compañeras del instituto que la conocían de toda la vida. Nadie. Todos la miraban como a un bicho raro, una incomprendida, algo inferior, enfermo, despreciable, y pensó, por una vez, en su felicidad, y no en lo que pudieran pensar los demás al verla hacer las cosas. La chica tímida y vergonzosa se había transformado en la chica fría y egoísta.

4. Mónica pensaba en todo eso, quizá no era exactamente así, quizá su imaginación iba demasiado deprisa, pero le gustaba sentirse observada, ser el centro de atención… de hecho, le encantaba. Tenía un cuerpo bonito, atractivo para la gran mayoría de los hombres…y de no pocas mujeres. Bajo su minifalda se vislumbraban unos muslos bien bronceados, al igual que el resto de su piel (incluso la que no era visible), y que se veían tremendamente sensuales y deseables. El aspecto de sus piernas era inmejorable, y es que a pesar de ser una muchacha muy dinámica y que siempre andaba ocupada, siempre disponía de unos minutitos para cuidárselas, y sin vislumbrarse ningún rasguño ni irregularidad, su piel confería un aspecto fino y suave.