Contactos Bilbao

Relax con escorts y acompañantes de lujo

Soy Aby, una mujer impresionante. Si has soñado alguna vez estar con una chica Playboy, esta es tu ocasión. Rubia, ojos azules, alta y con unas curvas increíbles, una chica que te dejará boquiabierto. Si deseas salir de la rutina y vivir momentos únicos de sexo y pasión, yo haré realidad tus fantasías más eróticas. Además soy una mujer encantadora, de trato adorable y muy simpática por lo que además de pasar momentos muy pasionales, podemos compartir momentos distendidos en veladas, cenas y viajes.

Si te gusta mi perfil o prefieres buscar más escorts en Bilbao, puedes encontrar en mi anuncio muchas más chicas de compañía. Te garantizo exquisitos contactos en Bilbao.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Contactos Bilbao

Masajes eróticos y sexo

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Clubes de relax - Masajes eroticos - Clubs de alterne - Sado erótico - Damas compañía - Apartamentos por horas - Casas relax - Chicas de alterne - Escorts independientes - Acompañantes de lujo - Contactos eróticos - Salidas a hoteles y domicilios - Locales de intercambio - Putas a domicilio - Azafatas - Pisos de relax - Putas de lujo - Chicas de compañía - Modelos - Burdeles - BDSM - Anuncios de sexo - Agencias de escorts - Prostitutas de lujo - Prostíbulos - Callgirls - Señoritas de compañía - Saunas eróticas - Scorts de alto standing - Call girls - Tantra -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios President - Gran via 532 - Club Free - Paraíso Privee - La Estrella - Pretty Woman - Platinum - Sauna Yuma - Alexia - Medea - Showgirls - Agencia Sexy Nights - Club Romaní - Viladomat 208 - Club Lexis - Bacarra - Azul - Charlie Club - Casanova59 - Sauna Cristal - Jobe y el amor - O´Dely - Thermas - Pub Aribau 240 - Eden

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. Tu me acaricias y yo también toco tu espalda siento tu respiración intensa mientras me sigues besando, estos besos empiezan a ser diferentes, más intensos, empiezan a juntarse nuestras bocas como siempre hemos estado deseando, nuestras lenguas empiezan su guerra particular por ser la ganadora en esta batalla de pasión. Mientras tanto nuestros abrazos también empiezan a ser mas apasionados y las manos empiezan a deslizarse a partes del cuerpo más apetecibles de tocar por las ganas de producir todo el placer posible e imposible de dar. Yo empiezo a buscar tus caderas marcadas por un pantalón negro de pana fina y que no deja ver el tanga que tienes puesto, pero no importaba con mis manos descubriré tus formas haciendo que el grado de excitación aumente hasta unos limites exageradamente altos, tu mientras tanto me abrazas apretándome con fuerza haciendo sentir tus preciosas manos en mi espalda. Ya no nos besamos en la boca, ahora empiezas a besarme en las mejillas y vas acercándote al lóbulo dándome besos tiernos, dejando sentir tu respiración en mi cuello para provocar mayor excitación, tu cuerpo y el mío están cada vez más juntos siento como tus pechos se aprietan contra mí cada vez con mas fuerza, en estos momentos no me hace falta tocarte con mis manos para sentir tus pechos, con todo estos juegos haces que hasta mis piernas tiemblen, por el momento que estamos pasando.

2. Me quito la playera y me comienzas a desnudar mientras me besas. Tomas mi pene ya muy duro y caliente y lo masajeas, no puedo evitar dejar salir un gemido me encanta como me tocas. Me acuesto entre tus piernas y paso mi lengua desde tu perineo hasta tu clitoris, ese sabor me invade y me excita aun mas. Comienzo a lamer, morder y chupar ritmicamente tus labios y tu clitoris. Repentinamente siento un calor delicioso en el pene y a mi asombro lo encuentro dentro de tu boca- que delicia-la excitacion, me hace ir mas y mas rapido, introduzco un dedo en tu vagina y emites un gemido que me da un escalofrio de placer. Lamo tu clitoris con fuerza y te penetro con la lengua tus movimientos me anuncian un orgasmo proximo lo hago mas rapido y te vienes. Al intentar pararme no lo permites continuas-falta poco- veo tus senos en un vaiven y el movimiento de tus caderas igual al de la mar, sensual tu lengua por mi glande me vuelve loco, ya no puedo mas y un hilo de semen se dispersa por tu labios dandome la sensacion mas deliciosa de mi vida.

3. Entro en la habitación, ésa que decoraste especialmente para nuestros apasionados encuentros, con telas de color rojo, tanto en las cortinas como en la ropa de cama e incluso vistiendo las paredes de telas de raso rojas. Tú me sigues, abro el balcón y salgo para observar la luna, apoyada sobre la baranda elevo mis ojos al cielo. Te acercas a mí, me abrazas por detrás, pegas tu cuerpo al mío y noto tu sexo erecto sobre mi culo. Siento tu boca sobre mi nuca, la besas suavemente y mi cuerpo se estremece. Ninguno de los dos dice nada, los sentidos, los gestos, hablan por nosotros. La luna nos observa desde su azul firmamento. Tus manos se posan sobre mis caderas, las acaricias con suavidad, mientras sigues besando mi cuello, en un dulce camino hasta mi hombro derecho, que muerdes suavemente, mientras tus manos acarician mi vientre y suben la falda del vestido, para acariciar mis muslos apaciblemente.

4. Al salir me tomaste de la mano y me llevaste a un rincón. Repagaste tu cuerpo al mío, la gente pasaba y observaba, pero no importaba, tomaste mi mano y la guiaste hasta tu bulto hinchado, introduje disimuladamente mi mano y le toque. ¡Que delicia!, sentí el calor y la humedad mientras tu lengua y la mía danzaban desesperadas. Tus brazos me rodeaban aprisionando mi cuerpo. Tratamos de contenernos y seguimos caminando buscando un lugar donde estar a nuestras anchas. Era difícil controlarnos, cada rincón oscuro era un pretexto para abrazarnos. Por fin encontramos un pequeño lugar, no lo que hubiéramos querido, pero al fin y al cabo estaríamos solos. Al entrar y cerrar la puerta, me atrapaste entre la pared. Metiste tu enorme lengua en mi boca mientras tus manos recorrían mi cuerpo. Mi corazón latía con fuerza, no me daba cuenta de lo que hacía, solo eran sensaciones que nunca olvidare.