Contactos Bilbao

Relax con escorts y acompañantes de lujo

Mi nombre es Cynthia Fit, una chica musculada, de mediana altura, deportista, muy bien cuidada y a la que le apasiona el gimnasio ... si tuviste la fantasía de estar con una mujer de cuerpo atlético y muy musculoso, ahora tienes la oportunidad de hacerla realidad. Fuerte, con unas curvas bonitas y bien marcadas y aunque sea de estructura pequeña, mi cuerpo es armonioso y tengo una perfecta simetría. De trato dulce, amante tierna y entregada. Háblame y te doy más detalles acerca de mí. Te informaré sobre mis servicios especiales como el sado erótico o gang bang. También tengo amigos con los que hago sexo hardcore, aceptamos voyeurs o puedes unierte, si lo deseas.

Si te gusta mi perfil o prefieres buscar más escorts en Bilbao, puedes encontrar en mi anuncio muchas más chicas de compañía. Te garantizo exquisitos contactos en Bilbao.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Contactos Bilbao

Masajes eróticos y sexo

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Escorts independientes - Agencias de escorts - Apartamentos por horas - Clubes de relax - Saunas eróticas - Anuncios de sexo - Salidas a hoteles y domicilios - Tantra - Chicas de alterne - Scorts de alto standing - Acompañantes de lujo - Damas compañía - Clubs de alterne - Casas relax - Putas de lujo - Prostíbulos - Callgirls - Burdeles - Putas a domicilio - Locales de intercambio - Masajes eroticos - Contactos eróticos - Modelos - Sado erótico - BDSM - Call girls - Señoritas de compañía - Pisos de relax - Azafatas - Chicas de compañía - Prostitutas de lujo -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios Pretty Woman - Nyoman - Gran via 532 - Kissme - La vie en Rose - Batman - Tuset Barcelona - Casanova 59 - Club Romaní - L´hibou - Saratoga - Viladomat 208 - Nice - Baronet - Club Eros - Basinger - Showgirls - New Tuset - Paraíso Privee - Medea - Casanova59 - Comendadoras - Bailen 22 - Aribau 64 - La Estrella

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. Entramos por fin en la habitación, me sentía avergonzada y a la vez deseosa, un cosquilleo recorría todo mi cuerpo y lo hacia palpitar, cualquier movimiento seria el detonador. Te acercaste a mí poco a poco, buscando aprobación, tomaste mi cara entre tus manos y besaste mi rostro dulcemente llegando a mis labios y rozándolos con los tuyos, mi boca se entre abrió y tu lengua caliente entro sin vacilar fusionándonos en un cálido beso, suave y ardiente a la vez. Me apretaste a ti, a tu sexo duro, tus besos cada vez mas ardientes recorrían mis oídos, mi cuello, mi boca, y fuiste acariciando mi cuerpo suavemente, al principio eran caricias tímidas, después la ansiedad fue en aumento y recorriste mi cuerpo completamente hasta llegar a mis nalgas que estrujaste con desesperación apretándome aun más a ti. Me fuiste acercando a la cama hasta caer encima de ella entrelazando nuestros cuerpos, tu pierna entre las mías frotando mi pubis con tu muslo y tus manos recorrían mi cuerpo hurgando en lugares inhóspitos, desabotonaste mi blusa y sentí tu boca recorrer mi cuello y deslizarte hasta mi pecho, recorriendo cada uno de ellos con tus besos, ansiosamente los tomaste con tus manos hasta hacerme daño, para luego ponerme encima de ti. Quedamos boca a boca, te bese suavemente la cara y mi lengua busco la tuya, mordisque tus labios y bese tu cuello, mis manos bajaron hasta tu pantalón, lo abrí y salió de repente, altivo y orgulloso saludándome, te sentiste indefenso y terriblemente excitado, lo tome suavemente entre mis manos y baje despacio tu prepucio hasta descubrirlo todo, acerque mi boca y lo engullí completamente en un húmedo abrazo, la sorpresa enloqueció todo tu cuerpo y sentí el temblor debajo de mí, lo succione con ansias mientras con mi mano tomaba tus testículos y los acariciaba tiernamente, mi lengua recorría cada centímetro de tu exorbitante sexo. Subía y bajaba al ritmo que me pedías hasta que por fin llego el elixir que ansiosamente comí.

2. Antes de que la excitación acabara con el juego ella se detuvo, él estuvo a punto de quejarse pero ella se lo impidió con un gesto de sus brillantes ojos. Él guardó silencio, estaba disfrutando de la sensación de sentirse dominado, era algo nuevo para él que siempre había controlado la situación, seguramente porque nunca había llegado a confiar plenamente en ninguna de las mujeres que compartieron su cama, pero con Yadira era distinto, confiaba en ella plenamente, la deseaba tanto que le dolía, tanto que no le hubiera importado caer por su espada, aunque, claro está, prefería mil veces compartir su lecho y disfrutar de los placeres que su cuerpo escondía.

3. Hacia la pista nos fuimos otra vez y comenzamos a bailar el lento juntos, no se, pero en ese momento sentí algo muy fuerte, como que me estaba poniendo romántico ;si, con mi hermana!!, me daba miedo lo que me estaba pasando pero al mismo tiempo me sentía como pocas veces me habia sentido con una chica, entonces la agarre de la cintura y bailamos. De repente mi cabeza se convirtio en un torbellino de sentimientos encontrados, a esa altura comenzaba a perder control sobre mis actos y mis sensaciones de temor por la situación le dejaba paso al impulso del momento. Mi pensamiento definitivamente empezó a girar en torno a mi hermana y a lo exitante que seria poder hacer el amor con ella. Ya se me hacia imposible dejar de desearla y de observar disimuladamente cada centimetro de su cuerpo. Estaba que volaba!... por un lado, en ese momento sentia una atracción fisica por ella que jamas hubiese imaginado y por otro la amaba como no amaba a nadie mas sobre la faz de la tierra, agustina siempre lo fue todo para mi y siempre hubo un lazo muy fuerte entre nosotros, pero nunca antes se me habia cruzado por la cabeza el hecho de amarla de otra forma que como simples hermanos, algo inquietante estaba ocurriendo en mi.

4. Entro en la habitación, ésa que decoraste especialmente para nuestros apasionados encuentros, con telas de color rojo, tanto en las cortinas como en la ropa de cama e incluso vistiendo las paredes de telas de raso rojas. Tú me sigues, abro el balcón y salgo para observar la luna, apoyada sobre la baranda elevo mis ojos al cielo. Te acercas a mí, me abrazas por detrás, pegas tu cuerpo al mío y noto tu sexo erecto sobre mi culo. Siento tu boca sobre mi nuca, la besas suavemente y mi cuerpo se estremece. Ninguno de los dos dice nada, los sentidos, los gestos, hablan por nosotros. La luna nos observa desde su azul firmamento. Tus manos se posan sobre mis caderas, las acaricias con suavidad, mientras sigues besando mi cuello, en un dulce camino hasta mi hombro derecho, que muerdes suavemente, mientras tus manos acarician mi vientre y suben la falda del vestido, para acariciar mis muslos apaciblemente.