Acompañantes Madrid

Acompañantes de alto standing en Madrid

Hola, corazón. Los cuerpos perfectos acostumbran a ser el resultado de la perfecta combinación de una genética privilegiada y un cuidado constante. La primera sólo hay que atribuirla a la suerte. El cuidado, al esfuerzo diario. Mis medidas corporales me acercan a una perfección que es, sí, hija de la genética, pero también de ese esfuerzo que siempre he procurado realizar para que mis amantes me encuentren siempre estupenda y atractiva, sensual y erótica. Y es que no hay nada que pueda compararse al gozo de entregar lo mejor de una misma a la persona con la que tienes la ocasión de disfrutar de esa maravilla que es el sexo. A mí me gusta entregarme así en todos mis encuentros. Arrebatadora y tierna, implicada y ardiente, absolutamente natural… así dicen mis amantes que soy. ¿Quieres ser uno de ellos? A mí me gustaría mucho que lo fueras. Por eso estoy esperando tu llamada. ¡Ah!, por cierto: me llamo Paula. Ése es el nombre que te llevarás pegado a tus labios como un rico elixir.

Ofrezco una compañía agradable, un saber estar y discreción. Para más información sobre los servicios que realizo, no dudes en contactar conmigo, soy la acompañante perfecta para veladas, fiestas, viajes, cenas ... No dudes en ponerte en contacto conmigo si deseas pasar momentos inolvidables en compañía de una de las más bellas acompañantes en Madrid.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Acompañantes Madrid

Compañía en Madrid

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Anuncios de sexo - Clubes de relax - BDSM - Damas compañía - Prostitutas de lujo - Escorts independientes - Pisos de relax - Putas de lujo - Casas relax - Señoritas de compañía - Chicas de compañía - Modelos - Saunas eróticas - Prostíbulos - Scorts de alto standing - Clubs de alterne - Masajes eroticos - Contactos eróticos - Tantra - Salidas a hoteles y domicilios - Putas a domicilio - Sado erótico - Call girls - Apartamentos por horas - Agencias de escorts - Acompañantes de lujo - Azafatas - Locales de intercambio - Callgirls - Chicas de alterne - Burdeles -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios President - Agencia Sexy Nights - Eden - Habana - Club Starlets - Dollar Club - Jobe y el amor - Club Eros - New Tuset - Basinger - Alexia - Tuset Barcelona - Hot Madrid - Paraíso Privee - Club Lexis - L´hibou - Enigma - Cuore Cabaret - Sauna Cristal - La vie en Rose - Nyoman - Bailen 22 - Medea - Cotton Club - Club Romaní

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. Esa noche mi hermana Agustina quería salir a bailar. Sinceramente, después de un viaje bastante accidentando y denso, con el cansancio que tenia lo ultimo que quería hacer era salir a bailar, sin embargo, Agustina era mi hermana menor y siempre fue mi debilidad, extrañanamente no eramos de pelearnos casi nunca como es casi habitual entre hermanos, teniamos una muy linda relación, siempre que podiamos nos ayudabamos en todo y cuando uno estaba mal el otro lo apoyaba a muerte, digamos que aparte de ser hermanos eramos grandes amigos, en fin para no irme por las ramas a agus no le podia decir que no, ella se queria desenchufar un poco y queria pasar un buen rato en algun boliche, asi que como no tenia a nadie me pidio que fuera con ella, y como no podia ser de otra manera finalmente accedi, a pesar de que llevaba mucho tiempo sin salir a ninugn lado con ella porque cada vez que ibamos a bailar yo terminaba peleandome con algun chabon que queria zarparse con ella, era inevitable ya que Agustina siempre fue una chica muy linda y de apariencia sexy para cualquier hombre, mis amigos por ejemplo no me dejaban en paz preguntando todo el tiempo por mi hermana, llego un momento que no lo soportaba ya que era como se dice, un hermano muy cuida.

2. Al mismo tiempo, con una mano le acariciaba su nalga derecha, estirando la piel alrededor de su culo y mientras le metia la pija hasta el fondo, cada ves más rápido y tratando de que mis huevos no se quedaran afuera, apretando mi pubis junto al suyo, lleno de hermosos pelitos negros, sintiendo lo hermoso que es hacerle el amor de esa manera a alguien que uno ama con toda el alma, asi esta sea tu propia hermana de sangre, sintiendo los carnosos labios de su sexo tragarse una y otra vez con voracidad mi pija a punto de estallar, sintiendo el calor de mi hermana que estaba a punto de acabar, sabiendo que quizas eso nunca debió de ocurrir y sabiendo la envidia que de saber lo que estaba pasando me tendrian muchos que hubiesen pagado lo que no tenian por estar como yo estaba con agustina y tambien la de aquellos que nunca van a saber lo que es el verdadero placer, el que se siente al hacerle el amor a alguien con todos los sentidos puestos en ella, asi esa personita sea tu hermana, ¿acaso importa eso si ambos se atraen fisicamente, si hay consentimiento de ambas partes, si no se le hace mal a nadie y fundamentalmente si se quieren como nos queremos mi hermana y yo?, para mi esto fue, es y será amor verdadero. el que rompe con todas las barreras.

3. Yo no me privaba de decirle lo que me hacía gozar ni de calificar con palabras claras y precisas, provenientes de los más vulgares lugares, sus habilidades como mamadora y máquina sexual educada en los más bajos burdeles recorridos por marineros borrachos.Sabía lo que hacía, me escuchaba y controlaba mis gestos. Llevo una mano al tronco de mi pene para acelerar el movimiento, la otra se deslizo con agilidad y picardía, mientras succionaba con fuerza me arrancó un nuevo grito de placer cuando su dedo con decisión y delicadeza perforó mi esfínter y arribó con precisión a masajear esa extraña tersura de mi próstata. Mis palabras y mis cuasi estertores le hicieron evidentes que mi leche estaba siendo lanzada en su interior. Cual experta movió sus dedos y sus labios para extraer esas últimas gotas que no habían sido expulsadas.

4. Te exigí que entraras en mi, formar un solo ser, llegar a la mas profunda unión de dos seres, mis labios inflamados estaban dispuestos a recibirte, sentí tu sexo duro, palpitante entrar poco a poco, llenar completamente mi espacio; tu cadera y la mía danzaron al mismo compás, mientras recorrías con tus manos cada pliegue de mi piel, el vaivén iba creciendo mas y mas a cada segundo, eras dueño del momento, cabalgabas lujurioso mi cuerpo y buscaste la manera de satisfacer mis anhelos inventando piruetas. Cerré mis ojos y concentre todo mi pensamiento en las sensaciones que estaban a punto de estallar, de repente nuestros cuerpos llegaron al espasmo, temblando involuntariamente, tu cuerpo lánguidamente cayo entre mis brazos, te estreche fuertemente tratando de fundir tu cuerpo al mío, disfrutando cada instante de ese dulce regalo, bese tu cara, tu sudor se mezclo al mío y por fin pude preguntar: ¿Cómo te llamas?