Acompañantes Madrid

Acompañantes de alto standing en Madrid

Hola, corazón. Me llamo Bruna y soy una joven y culta modelo a la que le encanta el baile, la samba, la danza clásica y el baile moderno. Eso me permite moverme de una manera muy especial y sugerente y lucir algunos de mis múltiples encantos. Mis piernas torneadas e infinitas, por ejemplo. O mi cuerpo estilizado y tonificado. ¿No deseas tenerlo, desnudo, entre tus brazos? Seguro que cuando te enfrentes a la belleza de color verde turquesa de mis ojos te sientes traspasado por el deseo más urgente e irresistible que puedes imaginar. Sensual y educada, sexy y preparada, soy la mejor compañía para acudir a cualquier tipo de evento, viaje, cena, etc. En la intimidad me convierto en un volcán en erupción. Bastará con que acaricies mi cuello suavemente para despertar a la pantera sexual que habita en mí. ¿Deseas sentir mis dentelladas de placer? Para ello sólo tienes que hacer una cosa: llamarme. Estaré encantada de conocerte y de hacerte vivir la mejor experiencia sexual de tu vida.

Ofrezco una compañía agradable, un saber estar y discreción. Para más información sobre los servicios que realizo, no dudes en contactar conmigo, soy la acompañante perfecta para veladas, fiestas, viajes, cenas ... No dudes en ponerte en contacto conmigo si deseas pasar momentos inolvidables en compañía de una de las más bellas acompañantes en Madrid.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Acompañantes Madrid

Compañía en Madrid

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Contactos eróticos - Casas relax - Prostitutas de lujo - Scorts de alto standing - Agencias de escorts - Saunas eróticas - Salidas a hoteles y domicilios - Callgirls - Masajes eroticos - Putas a domicilio - Call girls - BDSM - Escorts independientes - Pisos de relax - Putas de lujo - Locales de intercambio - Apartamentos por horas - Señoritas de compañía - Acompañantes de lujo - Tantra - Clubs de alterne - Chicas de compañía - Prostíbulos - Anuncios de sexo - Azafatas - Chicas de alterne - Burdeles - Damas compañía - Clubes de relax - Modelos - Sado erótico -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios Nyoman - La Estrella - Thermas - New Tuset - Viladomat 208 - Batman - Cotton Club - Pretty Woman - Club Lexis - Sauna Cristal - Pub Aribau 240 - Aribau 64 - Baronet - Nice - Tuset Barcelona - Eden - Dollar Club - Habana - Club Barbie - New Aribau - Charlie Club - Casanova59 - Club Free - O´Dely - Enigma

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. Me entretuve un rato en tu entrepierna tocando tu coño por encima de tu tanga, pero tu con una de tus manos mientras yo acariciaba tu coño retiraste hacia un lado el tanga para que pudiera disfrutar de todas del amor que se desprendía de tu entrepierna, al sentir esa humedad y comprobar que querías que te tocase ahí y de esa forma empecé a bajarte los pantalones, que con tu ayuda resultó ser mas fácil y rápido, cuando dejaste al descubierto tal maravilla no pude contenerme y bajé mi cabeza hasta tu coño para poder saborear el amor que fluía del coño mas hermosa que había visto, empecé por besarlo pero pronto de besarlo y comencé a lamer los labios vaginales, hasta encontrar tu clítoris, la sensación fue tan agradable comprobar que cada vez que pasaba mi lengua Por él, tú te estremecías de placer, que mi estado era de éxtasis total, combinaba el lamer tu clítoris con leves mordisquitos en él, a la vez que introducía uno o dos dedos en la vagina. Cuando hacia esto podía escuchar tus gemidos de placer, gemidos que me seguían estremeciendo.

2. Llegamos a la recepción del hotel, pedimos las llaves de su habitación porque era la que quedaba más cerca. Volamos por las escaleras con tal de no esperar el ascensor, al fin y al cabo era la primera planta. Entrar por la puerta y fundirnos en un abrazo y beso apasionado fue todo uno. La cogí entre mis brazos y me la llevé hasta la cama, allí la tumbé quedándome yo al final del lecho. Levantó las piernas ofreciéndome un pie, lo cogí y acerqué mis labios. Respiré y me vino un imperceptible aroma fresco procedente de ellos. Besé brevemente los pies pasando a meter sus dedos en mi boca. Lamí todos y cada uno de sus diez deditos, los tuve en mi boca el tiempo que quise mientras observaba la cara de satisfacción que tenía Laura. Empecé a subir por el empeine muy lentamente recorriendo con mi lengua cada recoveco de su piel, llegué a su muslo interior pasando por su rodilla. Ella estaba abierta de piernas con las rodillas dobladas y yo tenía mi boca junto a su ingle, podía oler su sexo a escasos centímetros. Subí mi cabeza para ver su cara y buscar su consentimiento. Ella se terminó de subir la falda que estaba ya casi subida y levantó la cadera invitándome a quitarle las preciosas braguitas negras que llevaba. Se las quité poco a poco, deleitándome en la visión su pubis, no se depilaba pero tenía su coñito arreglado perfectamente. Le bajé hasta los tobillos y sacó uno de los pies para poder abrir las piernas. Nada más hacerlo me abalancé con ansia sobre su vagina. Chupé con voracidad sus labios mayores buscando con mi lengua la entrada de la vagina. Ella de mientras se quitó la parte de arriba quedando completamente desnuda, yo lo intentaba pero con mi cara hundida entre sus piernas no podía apenas quitarme una sola prenda. Casi me asfixiaba pero me moría de placer, solo escuchar como suspiraba Laura me llevaba a empujar mi lengua lo más dentro posible, separé mi cara para tomar aire y me desnudé como pude.

3. Yadira se puso en pie y le besó con pasión dejándole a mitad del beso, sediento de ella. Se apartó un poco para que él pudiera verla y deslizó la tela por sus hombros dejándola caer al suelo con un suave susurro y se quedó allí, quieta, desnuda frente a él, dejándole recorrerla con sus ojos, comérsela con la mirada. El pene de él se hinchó un poco más con la exquisita belleza de su desnudez; los pezones de ella se endurecieron volviéndose de un tono rosa oscuro y contrastando con la blanca piel de sus pechos y su entrepierna. Hacía frío en los calabozos, y la piel se le puso de gallina, pero aún así le dejó mirarla hasta que su propia calentura no le dejó más remedio que pasar a la acción. Soltó las cadenas liberando sus brazos, no así sus manos que seguían unidas entre sí por unos 40 centímetros de cadena. Él quiso tomar el control, pero ella se lo impidió, le tomó de los cabellos y le obligó a bajar el rostro hasta sus pechos.

4. "esta noche es toda nuestra hermanito", me decia ella con voz entrecortada por la exitacion del momento. Entonces sin dejar de lamerla por todos lados, me moví a un costado de ella para poder introducirle el dedo pulgar de mi mano en su sexo que derramaba líquidos de dioses, y no sin antes acariciar ese precioso par de piernas que Dios le dio, Le introduje el dedo rápido ya que tenia apuro de lubricarlo con sus jugos para retirárselo lentamente y ahora introducir lentamente el dedo índice y medio en su sexo al mismo tiempo que le acariciaba el culo con el pulgar lubricado de tal manera que después de algunos minutos cuando empezó a acercarse su venida y para ayudarla, le metí el dedo pulgar dentro del culo y al sentirlo, se recargó, tratando de ayudar, dando cabida a ese instrumento de placer. Una ves que le introduje todo el dedo, con los otros dos que todavía estaban afuera, le acaricié el clítoris y para mi placer, sentí como agus se estaba viniendo, gimiendo, tratando de apretar mis dedos con sus piernas y tratando de recibir mi pulgar en lo mas profundo de su vagina, apoyándose únicamente con su mano derecha y con la izquierda obligándome a acercar mi rostro para regalarme el más húmedo de los besos de esa noche. No hace falta aclarar que fue la sensación mas extraña y exitante de toda mi vida, estaba tomando los jugos vaginales de mi propia hermana, estaba loco de amor por ella y estaba dispuesto a estar un año seguido en ese lugar haciendole el amor si hubiese sido posible.